La viceportavoz de En Marea, Ana Seijas, en rueda de prensa
La viceportavoz de En Marea, Ana Seijas, en rueda de prensa - MUÑIZ
Crisis del rupturismo

En Marea avanza en sus primarias y descarta formar una coalición

EU defiende que los diputados del Congreso sí funcionaron como un «grupo propio»

SantiagoActualizado:

En Marea mantiene su llamamiento a la «unidad» de todos los socios de la confluencia de cara a las próximas elecciones generales pero, en paralelo, avanza en su proceso de primarias que en la práctica implica descartar el modelo de coalición que reclama el sector crítico. La viceportavoz de la confluencia, Ana Seijas, reveló este miércoles el calendario que seguirán las elecciones internas para elegir a los cabezas de lista de En Marea de cara al próximo 28 de abril. En concreto, los distintos aspirantes podrán presentar sus candidaturas hasta el próximo 28 de febrero; las votaciones telemáticas se celebrarán entre el 8 y el 10 de marzo y los resultados provisionales se conocerán al día siguiente.

El único requisito para participar y presentarse, puntualizó Seijas, es figurar como inscrito en En Marea y asumir los preceptos políticos de la confluencia, una fórmula que choca frontalmente con las demandas de Podemos, Esquerda Unida y Anova, que reclaman concurrir a los comicios como una coalición similar a la de 2016, en donde los puestos en las listas se determinaron mediante una negociación entre el conjunto de las formaciones implicadas. «El lugar de encuentro es En Marea. Es el espacio en donde nadie queda excluido», insistió la viceportavoz de la confluencia y una de las más estrechas colaboradoras de Luís Villares.

A las voces críticas con la propuesta de la dirección —el líder de Anova o los alcaldes de La Coruña y Santiago— se les sumó ayer la de la coordinadora nacional de Esquerda Unida, Eva Solla, que defendió reeditar la fórmula de 2016 por entender que los parlamentarios de En Marea en el Congreso sí conformaron un «grupo propio» en la práctica. «Ya teníamos un grupo en el Congreso en estos años. Siguen, formalmente y a nivel administrativo, trabajando dentro del grupo confederal de Unidos Podemos, pero el funcionamiento fue el de un grupo propio de Galicia», argumentó Solla en una entrevista en la Radio Galega. La también vicepresidenta segunda del Parlamento de Galicia bajo las siglas de En Marea arremetió contra Villares y sus afines por haber convertido la confluencia en un partido «clásico», si bien puntualizó que la existencia de dos candidaturas rupturistas el 28 de abril «no sería positivo» para el electorado que en su momento apoyó el proyecto del partido instrumental.

Por su parte, el alcalde de Santiago, Martiño Noriega puntualizó que su llamada para evitar la división el rupturismo en dos listas de cara a las próximas generales es «una llamada a la unidad más allá de la fórmula» y evitó responder a las declaraciones de Villares en las que este le reprochaba apostar por un modelo de coalición en En Marea mientras Compostela Aberta mantiene una fórmula de partido tradicional. «No tengo nada que añadir ni voy a entrar en diálogos», zanjó el regidor.