Junta general de accionistas de Inditex, celebrada este martes
Junta general de accionistas de Inditex, celebrada este martes - IAGO LÓPEZ
JUNTA DE ACCIONISTAS

Inditex vende en cinco años un 29% más en España sin abrir nuevas tiendas

El gigante textil gallego eliminará las bolsas de plástico de todas sus marcas en 2020

La CoruñaActualizado:

Inditex crece en España sin añadir nueva superficie comercial. El gigante textil gallego incrementó en los últimos cinco ejercicios un 29% sus ventas hasta llegar a los 4.557 millones de euros en 2018. El presidente del grupo, Pablo Isla, explicó esta mañana en la junta de accionistas celebrada en Arteixo (La Coruña) la receta del éxito. Para Isla, la clave está en el «enfoque integrado de tienda y online». En los últimos años la compañía apuesta además por cerrar los establecimientos más pequeños y abrir otros más grandes en puntos estratégicos.

La junta se celebró en un ejercicio en el que el grupo fundado por Amancio Ortega batió sus récords de ventas en todo el mundo (superando por primera vez los 26.000 millones), pero con el menor crecimiento de su historia, apenas un 3%. Por este motivo, Isla quiso poner la cifra en perspectiva y recordar que «hace tan solo cinco años», las ventas alcanzaban 16.724 millones. Ha sido, definió, «un incremento integrado y sostenido de la compañía». Las ventas online, que suponen ya el 12% del total, se han incrementado un 27% en el último ejercicio.

El presidente de Inditex insistió en la importancia del «efecto sede» para las arcas públicas españolas. «El grupo supone el 2% de la recaudación total del impuesto de sociedades en España», remarcó. La cifra, 2.000 millones en los últimos cinco años.

Buena parte de la intervención de Isla ante los 404 accionistas presentes en la junta se centró en explicar la apuesta por la sostenibilidad de Inditex para los próximos años. La compañía dueña de Zara, Massimo Dutti o Stradivarius quiere ser «líder» en la transformación necesaria para converger hacia la economía circular. Entre otras medidas, el próximo año todas las cadenas del grupo eliminarán las bolsas de plástico siguiendo el ejemplo de lo que ya sucede en Zara. En 2023 se habrán eliminado totalmente los plásticos de un solo uso para los clientes. Dos años después, el objetivo es que todo el algodón, lino y poliester utilizado en la elaboración de las prendas sean orgánicos, más sostenibles o reciclados.

Además se seguirá trabajando para eliminar los residuos y mejorar la eficiencia energética del grupo. «En Inditex no se destruye ninguna prenda», aseguró también Pablo Isla, para explicar que al cierre de cada campaña el stock es mínimo y se destina a beneficencia, se recicla o se vende a un distribuidor donde el grupo no tiene presencia comercial. En 2020, anunció, todas las tiendas tendrán contenedores de reciclaje para que los clientes depositen la ropa que ya no utilicen. La apuesta por la transformación verde se concreta con la creación de la nueva comisión de Sostenibilidad dentro del consejo de administración, aprobada ayer por los accionistas.

Durante el último ejercicio, Inditex obtuvo 3.444 millones de beneficios y los accionistas recibirán 0’88 euros por cada título. Pero Isla insistió en que la «primera prioridad de la empresa es la inversión en la generación de crecimiento futuro». En los últimos seis años se invirtieron más de 9.000 millones de euros para expandir el grupo en el que trabajan 174.000 personas en todo el mundo. Además de los salarios, Inditex abonó el año pasado 619 millones de euros en primas y retribuciones variables a sus empleados. En las tiendas los beneficios se reparten en función del cumplimiento de unos objetivos específicos de venta y en el resto departamentos en base a los resultados globales del gigante de la moda.

En el turno de preguntas, la representante de CCOO en la junta de accionistas criticó la eventualidad en algunos puestos, sobre todo en tareas de logística. Isla respondió que en este departamento se crearon 2.500 puestos estables en los últimos cinco años. También defendió que la integración de Zara y Zara Home no va a tener ningún impacto en la destrucción de puestos de trabajo. «Puede llegar a tenerlo positivo si hay mayor crecimiento», destacó el presidente de Inditex.