Feijóo yCasado, ayer en en la plaza del Obradoiro
Feijóo yCasado, ayer en en la plaza del Obradoiro
NUEVA VISITA DEL LÍDER DEL PP

Feijóo: «A Galicia le interesa que Casado sea presidente del Gobierno»

Casado recuerda que a la Comunidad le «ha ido muy bien» con el PP en Moncloa

M. Nespereira
SantiagoActualizado:

Alberto Núñez Feijóo llamó ayer a inclinar la balanza del voto a favor de Pablo Casado como la opción que mejores resultados le puede dar a Galicia. Para ello, puso como muestra el número de veces que el presidente nacional del Partido Popular visitó la Comunidad desde que dio un paso para hacerse con el timón nacional del partido, en comparación con la ausencia de Pedro Sánchez. «Si el presidente del Gobierno no ha venido ninguna vez y el líder de la oposición está permanentemente en Galicia, a Galicia le interesa sin duda que Pablo Casado sea presidente del Gobierno», subrayó el presidente de la Xunta en la clausura de una convención social que el PP organizó en Ferrol, ciudad cuyo bastón de mando aspiran a recuperar de la mano de José Manuel Rey Varela, otro de los grandes protagonistas.

Después de cumplir diez años al frente de la Xunta, Feijóo y el PPdeG, —espejos en los que se mira la dirección nacional de la formación— afrontan ahora el reto de contribuir a una victoria de PabloCasado el próximo 28 de abril. Un buen resultado será fundamental para sus aspiraciones electorales, y lo sabe Casado, que ayer explicó que si sus visitas a Galicia se producen con tanta frecuencia —hasta siete en los últimos siete meses— es por estar del lado de los populares gallegos y de su líder. «Si vengo tanto es porque admiro al PPdeG, admiro al presidente de la Xunta, y admiro cómo gobierna, que es como se tiene que gobernar España».

Casado, además, coincidó con Feijóo en la conveniencia de un gobierno del PP en La Moncloa para los intereses de los gallegos. «Creo que cuando el PP ha gobernado España a Galicia le ha ido muy bien», reflexionó, para a continuación defender sus siglas como el partido «que más defiende el Estado de las autonomías» dentro de una España «plural y diversa», sí, pero también «unida, vertebrada y cohesionada».

Porque esa esa una de las señas de identidad del PP de Casado: la unidad. Frente a cargos municipales, autonómicos y rostros conocidos de la escena nacional, como la exminista de Empleo, Fátima Báñez, o la ya expresidenta del Congreso, Ana Pastor, el dirigente dejó claros los principios. «Nada nos va a despistar de nuestra vocación, nuestros principios y nuestros valores», subrayó. Una unidad que se demuestra con la propuesta de garantizar el acceso a la sanidad en todos los territorios en igualdad de condiciones como en la —polémica— idea de reformar la política lingüística para prohibir que las lenguas cooficiales sean un requisito para acceder a la función pública. «Queremos que las lenguas sirvan para unir y no para desunir», explicó ayer Casado. Dos días antes, Feijóo expresó su convencimiento de que la reforma no iba dirigida a Galicia, donde el gallego, lejos de ser un «requisito», es un «mérito».

No obstante, el líder nacional del PP dejó ayer algunos mensajes encaminados a aclarar que, dentro del partido, el discurso es unívoco. Después de apelar ase acervo de valores común dentro de la familia popular, Casado denunció «que la prensa está muy inquieta por intentar ver diferenciaciones entre el PP de un lugar y el de otro». «Pinchan en hueso», añadió, «el PP dice los mismo en Vigo que Tarifa en Cáceres que en Alicante».

Promesas en clave local

A ese relato el 28 de abril le llegará una prueba de fuego. El PP saldrá a combatir, como recalcó Feijóo, a un PSOE que se dedica «a confundir La Moncloa con la sede de Ferraz» y a un Sánchez que «está deteriorando España para congraciarse con aquellos» que paradójicamente no creen en ella. Y también es tiempo, cómo no, de las promesas que buscan arrimar los votos de cada localidad con propuestas adaptadas a sus realidades.

En el caso de Ferrol, Casado recogió cado una de los deseos formulados por el candidato a la alcaldía, José Manuel Rey Varela, y se comprometió «con todos», como la existencia de una carga naval suficiente en los astilleros o la financiación de las fragatas F-110. Sobre ese punto, el presidente del PP apuntó al empuje «fundamental» del Gobierno para que España consolide «su liderazgo mundial» en el diseño de embarcaciones y en su tecnología punta. «Ferrol ha nacido para construir barcos», apuntaló Rey Varela.

El exconselleiro lleva meses ofreciendo un «cambio» de «estabilidad» y «gestión» para Ferrol al que en mayo le llegará su turno. Antes, Casado encabeza otro examen.