La ministra Margarita Robles y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ayer en el museo Exponav, en Ferrol
La ministra Margarita Robles y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ayer en el museo Exponav, en Ferrol - EFE
VISITA DE LA MINISTRA A FERROL

Defensa baraja firmar la orden de las F-110 a las puertas de las municipales

Margarita Robles sitúa en mayo la rúbrica de los contratos y la Xunta solicita que se inicie «cuanto antes» la construcción de las fragatas

SantiagoActualizado:

Lo planteó la ministra de Defensa, Margarita Robles, el pasado domingo: la orden de ejecución de las fragatas F-110 que se construirán en los astilleros de Navantia en la ría de Ferrol podría «estar lista en el mes de abril para que en el de mayo se puedan firmar ya los contratos». Así que todo apunta a que habrá que esperar a las puertas de la celebración de las elecciones municipales, prevista para finales de mayo, para que el proyecto de las cinco embarcaciones dé un nuevo paso adelante. Ayer, aprovechando el acto de entrega del «Furor», el último Buque de Acción Marítima (BAM) construido por la empresa pública, Robles aseguró que los plazos de las fragatas se habían acortado «por lo menos un año» respecto a los previstos por el anterior Gobierno del PP y que el primer barco «se va a firmar en 2019» para comenzar al menos con la «investigación, desarrollo e innovación». Es decir, los estadios previos a cortar la chapa. «También es trabajo», precisó la ministra.

Un día después de centrar los focos en un acto organizado por el PSdeG en Pontevedra, y de visitar durante la tarde el Museo Naval de Ferrol, Robles se convirtió de nuevo en protagonista en las instalaciones de Navantia. Acompañada, entre otros cargos políticos, militantes e institucionales, por el presidente de la Xunta, la responsable de Defensa celebró que gracias a las F-110 se invertirán un total «de 4.325 millones de euros» y se crearán unos «8.000 puestos de trabajo durante diez años». «Van a suponer una ciencia y tecnología importantísima para España, para Galicia, para Ferrol y para las Fuerzas Armadas», enfatizó. El mensaje de la ministra llega casi una semana después de que el Gobierno revelara, con la presentación del anteproyecto de Presupuestos, un recorte del 19% en la inversión del Estado en Galicia.

Fue en ese momento cuando se desencadenó una tormenta política, también alrededor del futuro de las fragatas. El diputado del PP Juan Juncal llegó acusar al Gobierno de incluir en los PGE únicamente la contratación de las F-110 y no los 4.000 millones de euros del programa completo. «No figuran por ningún lado», denunció. Su queja fue respondida entonces por la subdelegada del Gobierno en La Coruña. El pasado miércoles, Pilar López-Riobóo salió a aclarar que para 2019 el Ministerio había consignado un total de 41 millones de euros, cantidad que iría en aumento hasta alcanzar los 836 millones en la anualidad de 2026. «Por mucho que Juan Juncal insista en negar la realidad», aludió, «la contratación de las fragatas F-110 es un hecho y marca un antes y un después para Navantia».

A la «modernización»

Robles también aprovechó su visita a Ferrol para hablar de plazos. Si el domingo reveló que la primera de las F-110 «se entregará en 2025 y la última en 2030 o 2031», ayer defendió que el Consejo de Ministros había decidido adelantar «en un año el plan de inversión» diseñado para las embarcaciones. Respecto a la orden de ejecución, la ministra aseguró que el Ministerio había avanzado en ellas «el tiempo que materialmente se suele tardar en estos casos», siempre bajo la premisa del compromiso «máximo» con unas fragatas que impulsarán la «modernización» de la Armada.

Así lo reconoció en los últimos días el jefe del Estado Mayor de la Armada, el almirante general Teodoro López. «Es fundamental el tener cuanto antes estas nuevas fragatas, ya que las F-80, de la clase Santa María, que también se construyeron en Ferrol, ya han entrado las primeras en una edad superior a los treinta años, que las hace ir perdiendo su capacidad militar. En breve, ya no tendrán el grado de interoperatividad que exigen los aliados de la Alianza Atlántica», subrayó.

Rejuvenecer el astillero

Por su parte, Alberto Núñez Feijóo no dejó escapar la presencia de Robles para reclamar «que se inicie cuanto antes» la construcción de las fragatas, pues el contrato es «fundamental» para mantener la actividad y el empleo en el astillero y en la industria auxiliar. El jefe del Gobierno gallego se dirigió asimismo a la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá, para que se utilice el proyecto de las fragatas «de cara al futuro», y relanzar así la proyección internacional y las posibilidades de captar mercados de las instalaciones ubicadas en la ensenada. «Y para eso necesitamos modernizar el astillero», agregó. En esa dirección, recordó que la Xunta cuenta con un plan de formación de trabajadores dotado «con 12 millones de euros», además de un convenio con la Universidad de LaCoruña (UDC) para avanzar en la consecución de un «astillero 4.0».

Además, Feijóo hizo alusión al plan estratégico aprobado y suscrito recientemente «por los trabajadores». «Ahora debemos de concretar, rejuveneciendo la plantilla, con unos operarios formados y hacer contratos eficientes y competitivos para poder exportar».

En el lado del Gobierno, ayer era el día para los festejos. «Tenemos que celebrarlo todo; para Ferrol esto es muy importante», apostilló Robles.