El conselleiro de Sanidade, este lunes, durante la reunión con la ministra María Luisa Carcedo
El conselleiro de Sanidade, este lunes, durante la reunión con la ministra María Luisa Carcedo
Necesidad de profesionales

Almuíña urge al Ministerio 13 plazas más para formar médicos de familia

Insta a las comunidades a priorizar sus especialidades más deficitarias para agilizar así la labor de acreditación. Confía en poder aumentar en un 26% los puestos para medicina familiar y en un 23% los de especialistas en pediatría

SantiagoActualizado:

Rechazada la vía extraordinaria, la Consellería de Sanidade redobla sus esfuerzos ante el Ministerio para agilizar el reconocimiento de nuevas plazas MIR que permitan a la Comunidad incrementar su capacidad de formación de médicos especialistas en aquellas áreas que presentan necesidades de personal más acuciantes: Medicina Familiar y Pediatría.

Con la puerta cerrada a la vía excepcional propuesta desde la Comunidad —la ministra María Luisa Carcedo expresó este lunes al conselleiro que la convocatoria MIR extraordinaria para médicos de familia y pediatras planteada desde la Xunta no figura entre los planes del Gobierno central—, el departamento que encabeza Jesús Vázquez Almuíña concentra sus esfuerzos en acortar los tiempos para que los puestos solicitados en especialidades prioritarias puedan al menos entrar a formar parte de la convocatoria ordinaria MIR que celebrará sus exámenes de acceso en febrero de 2020. Los planes de la Consellería de Sanidade pasan por que Galicia pueda convocar 13 plazas adicionales (hasta un total de 124) para formar especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria, además de las seis adicionales (hasta 26) para Pediatríaque la Comunidad ya quiso incluir en la convocatoria 2018.

La formación de médicos especialistas por el sistema de residencia MIR requiere de una evaluación previa a cargo de Ministerio de cada una de las plazas propuestas desde los servicios autonómicos para certificar que cuentan con las garantías de calidad docente requeridas. Una vez acreditados los puestos por el Gobierno central, son las comunidades las que en cada convocatoria deciden ofertar o no todas sus plazas reconocidas, atendiendo a las necesidades a corto y medio plazo estimadas en cada especialidad.

Con la petición formalizada por el conselleiro de Sanidade ante la ministra del ramo, Galicia elevaría en un 26% sus plazas disponibles en Medicina Familiar y Comunitaria y en un 23% las reconocidas en Pediatría, alcanzando, según apuntó Vázquez Almuíña, el máximo histórico habilitado en la Comunidad para estas dos especialidades médicas.

Respuesta antes de julio

El retraso acumulado por el Ministerio en la evaluación de las plazas propuestas desde las autonomías ha sido una queja recurrente de la Xunta, que en los últimos meses —y ante la falta acuciante de especialistas en Pediatría disponibles en el Sergas— llegó a plantear una fórmula excepcional que habilitase a las comunidades a convocar nuevas plazas sin una certificación previa del Ministerio. El procedimiento fue rechazado y la estrategia gallega pasa ahora por priorizar sus demandas: Sanidade acepta que el Ministerio retrase la toma en consideración de plazas que, aunque solicitadas hace más tiempo, puedan no resultar tan prioritarias en este momento a cambio de que responda con celeridad a los aumentos demandados en Medicina Familiar y en Pediatría, dos especialidades clave en una Atención Primaria víctima de la sobrecarga. «Quedamos en que me contestarían para que estén en julio las 124 de Medicina de Familia y las 26 de Pediatría», indicó el conselleiro, quien consideró deseable que cada territorio proceda a una priorización similar de sus peticiones para favorecer una respuesta más ágil del Ministerio.

El conselleiro aprovechó su encuentro con María Luisa Carcedo para insistir en otra de las reivindicaciones de la Xunta: eliminar los límites a la reposición de efectivos sanitarios. «Estamos en un 100-108% que no permite recuperar todas las plazas que durante la crisis no se pudieron convocar. Eliminando la tasa de reposición conseguiríamos estabilizar a los profesionales que ahora mismo están trabajando sin contrato fijo. Es una posibilidad que no depende sólo de este Ministerio; es una propuesta al Gobierno de la Nación que ayudaría a estabilizar a los profesionales y a tener un mejor clima laboral», sostuvo Vázquez Almuíña.