Uno de los detenidos por la presunta agresión sexual múliple en Callosa d'en Sarrià - EFE
Alicante

«No, no, no, parad»: la víctima de «la Manada» de Alicante se resistió

El vídeo de la presunta violación es una prueba evidente según la Guardia Civil, que investiga si hay un quinto implicado en la agresión sexual

ALICANTEActualizado:

El vídeo de cinco minutos grabado por «la manada» de Callosa d’en Sarrià (Alicante) mientras presuntamente violaban en grupo a una joven de 19 años en Nocheviejamuestra claramente cómo se resistió la víctima -incluso mordió a uno de ellos- y repitió en varias ocasiones que no siguieran («no, no, no, parad») mientras le tapaban la boca con las manos o con tela de la ropa.

Así lo aseguró el abogado de la denunciante, mientras que la Guardia Civil considera que las imágenes constituyen una prueba tan elocuente por sí mismas de la culpabilidad que no haría falta ni que declarase la víctima, según confirmaron fuentes del Instituto Armado. Tan solo faltarían los tests de ADN en los tejidos para verificar la identidad de los agresores y esperar entre uno y tres meses para conocer los resultados del complejo informe de toxicología con el fin de determinar si la drogaron.

[Tres chicas denuncian a un miembro de «la Manada» de Alicante por otras agresiones sexuales]

En el juzgado número 4 de Villajoyosa están investigados como supuestos autores de un delito de agresión con agravantes de abuso de superioridad y trato vejatorio, tal como informaron fuentes del TSJ. En cuanto a la denuncia presentada por otra mujer, tras conocerse el caso, también víctima de uno de los miembros de «la manada» en octubre pasado, recaerá en el mismo u otro juzgado de este municipio, pero no se incluirá en la misma causa.

Dos no se acuerdan

Mientras avanza la investigación, dos de los encarcelados en prisión provisional sin fianza -el más mayor y el más joven, de 24 y 19 años- declararon ante el juez que tampoco recuerdan «nada» de lo ocurrido, ni siquiera cómo llegaron desde Benidorm -donde empezaron la fiesta- a Callosa d’en Sarrià, porque habían bebido y tomado drogas. Y negaron haber mantenido relaciones sexuales con ella, según su abogado, Joaquín Ródenas, quien también señaló que la víctima reconoció igualmente haber consumido esa noche cocaína, cannabis y alcohol.

El atestado de la Guardia Civil del día de la detención revela asimismo que podría haber un quinto miembro de «la manada», según el relato de la víctima, que sin tener unos recuerdos claros, sí describe a un varón de 24 años, de un metro ochenta de estatura y vestido con un jersey de color llamativo, que era el que más se le pegada y abrazaba a ella inicialmente, y que se lo tuvo que quitar de encima en varias ocasiones.

La joven también declaró que no se había quitado la ropa ni tenía intención de mantener relaciones sexuales con ninguno de los cinco varones porque en estos momentos está conociendo a un chico. También negó que hubiera mantenido ningún contacto sexual anteriormente con ninguno de ellos. Asimismo, declaró que solo tiene una imagen borrosa de esa madrugada, en un lugar con arena, matorral o césped y los jóvenes encima de ella agobiándola.

Por si hubiera más mujeres cerca del entorno de este mismo grupo en Callosa posibles víctimas de sus abusos, la Guardia Civil realizó un llamamiento a que traten de recordar si les drogaron en alguna ocasión recientemente y lo denuncien, para ayudar al esclarecimiento de este caso y buscar responsabilidades. De hecho, otras dos chicas han denunciado al miembro de «la Manada» de Callosa d'en Sarrià que tenía antecedentes por violencia de género y abusos de una menor también por presuntas agresiones sexuales. Una de las jóvenes es una exnovia suya y la otra una antigua pareja de otro miembro del grupo, según ha informado este miércoles la Guardia Civil.

A raíz de las pesquisas, se amplía la investigación y se busca a otro hombre que pudo participar con él en una de las posibles violaciones, porque la víctima no recuerda nada de lo sucedido, como le ocurre a la joven de 19 años a la que violó y probablemente drogó « la Manada» en Nochevieja, el caso del que parten estas otras denuncias.

Otra agresión cerca

El mismo equipo investigador del cuartel de Villajoyosa se ocupa también de un nuevo caso de presunta agresión sexual en este municipio vecino, situado a apenas una veintena de kilómetros de Callosa.

Ocurrió este lunes en el Hospital de la Marina Baja, donde dos hombres intentaron abusar de una trabajadora del centro sanitario cuando acababa su turno y, en el aparcamiento, iba a coger el coche para volver a casa. Los presuntos agresores intentaron robarle el bolso y después trataron de agredirla sexualmente, aunque la víctima se resistió y lo evitó. Logró telefonear al 112 y, aunque sus agresores iban con cascos integrales, pudo reconocer un tatuaje. Además, se revisarán las imágenes de las cámaras de seguridad del hospital, donde ayer hubo un concentración en repulsa por la agresión.