Imagen de uno de los detenidos - ABC
Sucesos

Dos miembros de la «manada» de Alicante declaran ante el juez que bebieron y no recuerdan «nada»

El magistrado atribuye a los cuatro detenidos el delito de agresión sexual con los agravantes de superioridad y trato vejatorio

ALICANTEActualizado:

La «manada» de Alicante comienza a desfilar ante el magistrado que instruye el caso, que además del presunto delito de agresión sexual atribuye a sus integrantes los agravantes de abuso de superioridad y trato vejatorio, de acuerdo con fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

En ese contexto, dos de los cuatro detenidos por la supuesta violación en grupo de una joven de 19 años en Nochevieja en Callosa d'En Sarrià (Alicante) han aducido ante el juez que se encontraban bajo los efectos del alcohol y las drogas y que no recuerdan "nada" de lo sucedido.

El abogado de estos dos arrestados (españoles de origen ecuatoriano de 19 y 24 años), Joaquín Ródenas, ha relatado a Efe que, en todo caso, sus dos defendidos han mantenido ante la Guardia Civil y el juzgado de Instrucción número 4 de Villajoyosa que no mantuvieron relaciones sexuales con la víctima.

Por contra, el abogado de la víctima, Francisco González, ha detallado que en el vídeo de la agresión hallado en el móvil de uno de los detenidos se aprecia con claridad como la joven se resiste. Una prueba que va en la misma línea del atestado realizado por la Guardia Civil. La joven sostuvo en su declaración que en ningún momento se quitó la ropa por si misma y aseguró que había cinco chicos, aunque de momento solo hay cuatro detenidos. También recordaba el físico de sus agresores y sus tatuajes.

Fuentes oficiales de la Guardia Civil recalcan a ABC que con las pruebas de que disponen no sería necesario que la joven testificara ante un juez, en alusión al vídeo que demuestra que la víctima fue forzada. Ahora falta la prueba de toxicología, aunque las primeras muestran apuntan a que la joven consumió cocaína y cannabis, y las de ADN para cerrar el círculo de la investigación.

Fuentes próximas al caso han informado a Efe de que los agentes de la Guardia Civil tienen a su disposición el contenido de los terminales móviles de los detenidos, una vez obtenida la autorización del titular del juzgado de Instrucción número 4 de Villajoyosa, que lleva este caso.

Mientras, los dos arrestados han admitido haber estado "de fiesta" durante la Nochevieja y que, tras abandonar un bar de copas en Benidorm, acudieron a una vivienda en la misma población junto a más personas y a la víctima para continuar consumiendo.

En sus declaraciones, han añadido que "apareció" una bebida que "no saben quien la llevó" y que a partir de ahí no recuerdan nada, por ejemplo cómo se trasladaron a la vivienda de Callosa d'En Sarrià donde ocurrió la presunta violación.

"No recuerdan nada, ni siquiera cómo llegaron a Callosa d'En Sarrià", ha insistido el abogado antes de recalcar que sus defendidos "niegan que hubiera relaciones sexuales" con la joven de 19 años.

El letrado ha rechazado, además, que se pudiera haber utilizado la sustancia burundanga y ha sostenido que la víctima ha admitido en su declaración judicial que consumió cannabis y cocaína, además de alcohol.

De sus defendidos, también ha subrayado que desconoce que hayan podido haber participado en otras agresiones sexuales previas de grupo y ha asegurado que se trata de "dos chicos sin antecedentes ni problemas sino que son gente trabajadora y normal".

Ródenas ha manifestado que las familias de sus dos patrocinados se hallan en una "situación horrible" y viven estos días con "asombro" por lo que escuchan y "pesadumbre".

La otra víctima declara ante el juez

El juzgado de Instrucción número 4 de Villajoyosa, que dirige las actuaciones, también ha recibido en los últimos días la declaración de la menor que, presuntamente, fue objeto de violencia machista y abusos sexuales por parte de uno de los investigados.

Una vez oídas estas manifestaciones, el juzgado se ha inhibido y ha determinado enviar a reparto de los cuatro juzgados que hay en Villajoyosa esta nueva causa.

Además de este caso y de la posible violación de Nochevieja, la Guardia Civil investiga si alguno de los detenidos pudo haber cometido otras dos agresiones sexuales de características similares.

Los cuatro jóvenes enviados a prisión provisional tras pasar a disposición judicial son de nacionalidad española y origen ecuatoriano de 19, 21, 22 y 24 años, todos vecinos de Callosa d'En Sarrià.