Una «filà» de mujeres en las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy
Una «filà» de mujeres en las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy - EFE
Fiestas

Las mujeres denuncian trabas económicas para su participación en los Moros y Cristianos de Alcoy

La plataforma Fonèvol pide al Casal que frene la tendencia a modificar cada año los trajes femeninos porque encarece el coste

ALICANTEActualizado:

La lenta y dificultosa entrada de las mujeres en las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy se ha topado con una nueva barrera: la económica. Así lo han puesto de relieve desde la plataforma Fonèvol en un artículo en el que lamentan que los cambios continuos en sus trajes encarecen la participación femenina, al no poder utilizar los oficiales que ya habían comprado para ediciones anteriores.

«Hace cinco meses envíamos al presidente [de la Asociación de San Jorge] una carta para hacerle conocedor de nuestras ideas acerca dos cuestiones y pedirle que propicie unos cambios en esos temas. Los temas era la indumentaria y el trato a las pioneras de la fiesta», señalan desde esta plataforma que promueve la participación de pleno derecho de las mujeres en esta tradición.

Estas reivindicaciones se han difundido poco antes de que se conociera que el Tribunal Supremo va a juzgar si hay discriminación femenina por no garantizarse el sufragio universal en la elección de la directiva del órgano gestor y organizador de estas fiestas, tal como ha revelado ABC.

«Nos damos cuenta de las «filaes» están modificando gradualmente los uniformes femeninos de forma que cada vez se parecen más a los diseños oficiales», han expuesto en la citada carta al presidente del Casal, Juan José Olcina, además de añadir que «en este momento, los continuos cambios en el vestido femenino suponen un encarecimiento para las mujeres, que tienen que comprar cada vez el nuevo uniforme y, de esta manera, las mujeres tienen que soportar una barrera más para participar en las fiestas».

Para el Alardo

Asimismo, la indumentaria de las festeras les ocasiona «dificultades» en el acto del Alardo, con disparo de pólvora.

«Sabemos que las primeras mujeres que entraron en las «filaes» se compraron el traje oficial y quieren seguir llevándolo, ya que se iniciaron en la fiesta antes de que existiera la discriminación en los vestidos. Esas mujeres piensan, como nosotras, que la mejor opción es que festeros y festeras de pleno derecho llevan el mismo uniforme», han propuesto al Casal.

Además, no creen que una directriz en esta línea por parte de la directiva organizadora de las fiestas tope con demasiada oposición: «Suponemos que también las «filaes» que han optado por hacer modificaciones mínimas en sus trajes están a favor de esta opción».

Finalmente, plantean varias soluciones. «Queremos pedirle que la ASJ autorice a las mujeres a llevar el diseño oficial al menos para disparar, que las formaciones de la primera y la segunda Diana puedan ser mixtas y que la ASJ anime a las «filaes» a modificar los uniformes de forma que las piezas del traje acaben siendo iguales».

De momento, Fonèvol sigue aguardando respuesta -cinco meses después- del presidente del Casal acerca de las posibles medidas que podría introducir para atender estas demandas.