Concentración en plaza Cataluña contra el juicio del 1-O - AFP

La Generalitat dice que el «juicio de la vergüenza» busca silenciar al independentismo

Entidades y partidos independentistas protestan en plaza Cataluña bajo el lema de «La autodeterminación no es delito»

BarcelonaActualizado:

La consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, ha asegurado que el «juicio de la vergüenza» que ha comenzado este martes en el Tribunal Supremo para procesar a los impulsores del 1-O busca silenciar al independentismo.

La concentración en Barcelona contra del juicio del 1-O en el Tribunal Supremo ha empezado este martes a las 19.13 horas, un acto convocado por partidos y entidades soberanistas con el lema «La autodeterminación no es delito».

Entre el público ha destacado la presencia de la portavoz del Govern, Elsa Artadi; la candidata del PdeCAT en Barcelona Neus Munté; el líder de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià; el diputado de la CUP Carles Riera; el teniente de alcalde del Ayuntamiento, Gerardo Pisarello; la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri.

Se trata de la primera movilización en contra del proceso judicial que inaugura un nuevo ciclo de protestas por parte del soberanismo catalán: para el sábado 16 de febrero se ha convocado una manifestación de protesta en Barcelona y el sábado 16 de marzo otra, pero en este caso en Madrid.

En declaraciones a los periodistas antes de comenzar la concentración contra el juicio en la plaza Cataluña de Barcelona, Artadi ha criticado al Gobierno central por llamarles «chantajistas por querer dialogar, negociar y buscar una solución política a lo que es un conflicto político».

«Lo que es un chantaje de verdad es que hoy se juzgue a 12 personas por hacer un referéndum, por defender los derechos de la ciudadanía. Se les juzga, no porque sean culpables de nada, sino para intentar silenciarlos, para intentar que cambien sus ideas políticas, no solo a los 12 que están en el Supremo sino a todo el pueblo de Cataluña», ha afirmado la consellera.

Ha argumentado que el Estado está buscando imponer «una condena ejemplar para que nadie nunca más vuelva a tener aspiraciones» y asegura que detrás del proceso judicial está la voluntad de que los independentistas renuncien a sus ideales políticos, según sus palabras.

«This is the real Spain (Esta es la España real). This real Spain es no tener observadores internacionales, ir contra la democracia, contra los derechos, contra la gente pacífica y contra los que realmente queremos hacer política», ha dicho y ha advertido de que la comunidad internacional esta pendiente de lo que sucede en el Supremo.