Albiol, en el Parlament, junto a Torra y Artadi
Albiol, en el Parlament, junto a Torra y Artadi - Efe

Cs y PP plantarán a Torra y su «mesa de diálogo» para el 16-N

Torra pone como «puntos ineludibles» los «presos políticos» y la «autodeterminación»

BarcelonaActualizado:

Si las condiciones «ineludibles» para Quim Torra son tratar un tema judicial, como el de la situación de los dirigentes independentistas en prisión preventiva acusados de rebelión por el Tribunal Supremo, y una cuestión como «la autodeterminación de Cataluña», Ciudadanos y el PP catalán no acudirán a la reunión de partidos políticos que ayer anunció el presidente de la Generalitat.

La sesión de control al gobierno catalán dejó, este miércoles, una nueva fecha política: el 16 de noviembre. Este es el día elegido por Torra para convocar a los partidos con representación en el Parlamento autonómico a una reunión o «mesa de diálogo» para abordar el futuro político de la región. Así lo adelantó Torra en una respuesta a Miquel Iceta (PSC), que sin embargo no hace más que cumplir con lo acordado semanas atrás en la propia Cámara a propuesta de los socialistas.

«Un diálogo serio, un diálogo honesto, un diálogo profundo, un diálogo sobre lo que este país necesita y, por tanto, estamos dispuestos a dar todos los pasos posibles (...) para profundizar en este diálogo que estamos pidiendo (al Gobierno de España)», defendió Torra; que también respondió a Iceta por acusarle de estar trabajando solo para la mitad de Cataluña: «No estoy solo trabajando para la mitad de un país, estoy trabajando para el país entero, para los siete millones y medio de catalanes».

Y añadió: «Estoy intentando, en una situación extremadamente difícil y complicada, encontrar una salida, una salida que pasa por dos puntos ineludibles: la libertad de los presos políticos y el derecho de autodeterminación de Cataluña». Con estas últimas palabras, según fuentes oficiales de los populares, el presidente de la Generalitat daba por «imposible» la presencia del PP en la reunión del próximo 16. Desde Cs, Inés Arrimadas, poco después de la sesión de control, exigía a Torra que convocase un «pleno monográfico» en el Parlamento de Cataluña «donde Torra acepte debatir con cada uno de los presidentes de grupo individualmente» y consideró un ninguneo la propuesta de reunión del 16.

Frente a la posición de Cs y el PP, ayer, tras conocer la fecha, ni CatComú-Podem ni la CUP confirmaron que acudirán a la reunión, si bien los primeros son partidarios de establecer todo tipo de diálogos sobre «el futuro político de Cataluña».

En relación al foro cívico y social, cuyo presidente, Lluís Llach, se presentó esta semana, Sergi Sabrià (ERC) alertó a Torra -también en la sesión de control- de que «el éxito o fracaso» de esta iniciativa dependerá de si es capaz de seducir «al conjunto de los ciudadanos». Para Torra, este «éxito o fracaso» se sitúa en llegar al 80 por ciento de los ciudadanos que, en opinión del presidente autonómico, son los que han dicho que se sienten republicanos y apuestan por «un referéndum vinculante internacionalmente».

Borrell, «un obstáculo»

Por otro lado, en otra respuesta parlamentaria -en este caso a Junts per Catalunya- Torra aseguró que el ministro de Exteriores, Josep Borrell, tiene un «espíritu aniquilador» ya que controla la actividad de los cónsules acreditados en Barcelona.

«Borrell es un obstáculo inmenso para llegar a un acuerdo. Su obsesión versus independentismo catalán es uno de los obstáculos más serios para que el diálogo (con el Gobierno) pueda tirar adelante. Saldremos más al extranjero para explicar el caso catalán. El mundo no está entendiendo nada de lo que pasa en España», dijo el presidente de la Generalitat.

============D00 Subtit 14 (130374963)============

Torra pone como «puntos ineludibles» los «presos políticos» y la «autodeterminación»