Alumnos realizan las pruebas de selectividad en la Universidad de Barcelona
Alumnos realizan las pruebas de selectividad en la Universidad de Barcelona - Y. CARDO

Varias entidades denuncian la «discriminación» que sufren los alumnos que realizan las PAU en castellano

Piden en un comunicado conjunto que los folletos de los exámenes redactados en esta lengua estén dentro del aula y no fuera para que los estudiantes que las solicitan no estén en desventaja

BARCELONAActualizado:

Un grupo de entidades en defensa del castellano han denunciado en un comunicado la situación de «desventaja» en la que se encuentran los alumnos que en Cataluña optan por realizar las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) en esta lengua. Según afirman, al no haber folletos en español en el aula en la que se hacen los exámenes, deben ir a por ellos y, en esos minutos que dura el desplazamiento, el profesor suele dar las explicaciones sobre los enunciados de la prueba, con lo que los estudiantes no pueden seguir sus comentarios con los exámenes delante.

En este sentido, las entidades denunciantes (Hablamos Español, Aixeca't-Levántate, Asociación por la Tolerancia, Catalanes por la Ley, Coordinadora por Tabarnia, Asociación Catalunya por España y AMES) piden que en las PAU, que tendrán lugar en Cataluña los días 12, 13 y 14 de junio y los días 4,5 y 6 de septiembre, haya exámenes redactados en castellano dentro del aula.

«Como todos los ciudadanos catalanes sabemos, las lenguas oficiales, y por tanto vehiculares, de Cataluña son dos: español y catalán y, por tanto, asiste el mismo derecho a todos los estudiantes a realizar una prueba tan importante para su futuro educativo y profesional en cualquiera de ellas, sin que su opción lingüística pueda causarles perjuicio alguno», señalan los denunciantes.

Consideran que el tiempo de espera hasta que les dan la hoja en castellano «les sitúa en desventaja y crea un nerviosismo innecesario y añadido a los estudiantes que, por causa de su opción lingüística, se ven obligados a comenzar el examen cuando los otros ya llevan un tiempo realizándolo».

«Como quiera que lo que se pretende es que las Pruebas de Acceso a la Universidad se distingan por su carácter justo y legal, creemos que todas las instituciones implicadas en su realización y organización —la Secretaría del Consejo Interuniversitario, Las Comisiones Permanentes, la inspección educativa, y en especial la Consejería de Enseñanza de la Generalidad y el Ministerio de Educación— , por lo demás de probado talante democrático, deben plantearse seriamente corregir esta anomalía», reclaman en el comunicado.

«Así pues, a fin de respetar el derecho de los estudiantes a realizar las pruebas en igualdad de condiciones, les solicitamos que den las instrucciones oportunas para que los ejemplares de las pruebas en catalán y en español estén en el aula con antelación al inicio de su realización por parte de los examinados y que se comunique a estos su derecho a elegir en qué lengua desean recibirlos», concluyen.