Herrera y Feijóo, en una imagen de archivo
Herrera y Feijóo, en una imagen de archivo - ICAL

La Junta de Castilla y León, a Casado: «Más Feijóo y Herrera y menos Aznar y FAES»

El vicepresidente del Gobierno regional responsabiliza al líder de «haberse escorado demasiado hacia la derecha»

J. M. A.
ValladolidActualizado:

El vicepresidente y portavoz de la Junta, José Antonio De Santiago-Juárez, recomendó ayer al presidente del PP, Pablo Casado, que se rodee de «más Feijoo y más Herrera y de menos Aznar y FAES» con el objetivo de que el partido que lidera regreso de nuevo al centro político, «el que se dirige a las personas», y del que «algunos nunca nos hemos movido». Fue una de las reflexiones que quiso lanzar ayer durante su comparecencia en la rueda de Prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde analizó las «causas» del mal resultado de los populares en las generales del pasado domingo y confió en que no suceda lo mismo en las autonómicas y municipales del próximo 26 de mayo.

Para el también consejero de la Presidencia, Casado ha «heredado» una serie de aspectos negativos que «vienen de atrás», pero también es «responsable» de una parte de lo sucedido con su partido principalmente por «haberse escorado demasiado a la derecha» y «alejarse así de donde algunos -en referencia a él mismo y a los presidentes autonómicos de Castilla y León y Galicia, entre otros- nunca nos hemos movido», que es «el centro político», el que se dirige «a las personas».

«Las elecciones se ganan en el centro -insistió-» y ahí debe estar, según dijo, el PP, aunque admitió que entre sus miembros luego «puede haber diversidades».

«Cargarse de humildad»

Tras recordar las «consecuencias» en forma de malos resultados por la existencia de tres partidos que se disputaban el mismo electorado, fue más allá en su análisis al recetar «una vuelta al espacio político» propio del PP, al tiempo que llamo a los líderes de la formación «a cargarse de humildad».

Para De Santiago-Juárez, el hecho de «llamar extrema derecha» a Vox «ya supone un mensaje más centrado», al igual que el fichaje de «las dos nuevas coordinadoras de campaña». Además, bromeó al señalar que tampoco hay que «flagelarse ahora todo el tiempo» para concluir que «ya se ha corregido ese discurso que otros no habíamos cambiado».

Preguntado sobre si hay tiempo para revertir la situación del PP de cara a las autonomicas y municipales, dijo confiar que «así sea» y se comprometió a «hacer todo lo posible por este cambio», además de que quiso dejar claro que «no ha habido ningún bandazo en el PP de Castilla y León».

Sobre la «herencia» que también ha recaída en los hombros de Casado, el vicepresidente de la Junta habló de los «muchos y diversos casos de corrupción» por «no explicarlos bien ni abordarlos con contundencia». Además de volver a nombrar «la falta de humildad de los gobiernos del PP», recuperó el mantra «de la mala política de comunicación» del PP y puso como ejemplo la crisis catalana en la que «una parte de Europa creía que los que hacíamos barbaridades éramos nosotros». Para el portavoz, el Gobierno l actuó entonces con «miedo, titubeos, ambigüedades y dudas» ya que, en su opinión, debería haberse aplicado el artículo 155 de la Constitución Española en casos «evidentes» como la intervención de la televisión pública catalana para que se limitara a su obligación «de informar» y el control de los Mossos de Esquadra ante sus «comportamientos». De ahí que apuntara que el Ejecutivo central «quiso intervenir sin molestar mucho».

De Santiago-Juárez también citó «la mala gestión de la moción de censura» sin llegar a afirmar que Rajoy pudo evitarla dimitiendo, y la falta de «explicación» también de las «buenas medidas» frente a la corrupción y la crisis económicas, recordando en este último aspecto que el expresidente «evitó el rescate» cuando «muchos ya lo pedían» y que los «recortes» no se hicieron «por ser de centro o de centroderecha» si no para «evitar consecuencias peores».