Francisco Igea sale de la reunión con el PP celebrada en las Cortes
Francisco Igea sale de la reunión con el PP celebrada en las Cortes - F. HERAS

Igea va más allá de Rivera en las exigencias al PP para poder acercarse a Tudanca

Cs aclara que sólo se aplica a Castilla y León la condición de limitar a ocho años los cargos

La próxima semana será clave, pues el 15 de junio se constituyen los ayuntamientos

VALLADOLIDActualizado:

Ya lo hizo una vez, y parece que está dispuesto al menos a intentarlo de nuevo. Al candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, parece que le va lo de desafiar a la dirección nacional de su partido. Retó la apuesta de Albert Rivera de situar a Silvia Clemente como cabeza de cartel en las autonómicas tras su portazo y abrupta salida tan sólo unos días antes del Partido Popular, y de cara a la formación de Gobierno Igea también está moviendo sus hilos para serpentear la apuesta nacional de situar al PP como «socio preferente» en las negociaciones.

Su órdago en las primarias le salió bien tras destaparse el pucherazo con 80 votos fraudulentos que habían permitido inicialmente situar a Clemente como vencedora y futura candidata. Y ahora, con sus cartas escondidas en la manga, Igea echa otro órdago. Lo hace con su propia baraja y los naipes «marcados» con sus exigencias «sine qua non» para la negociación abierta con el PP. Unas condiciones que incluso son exclusivas de Igea y Castilla y León. De hecho, ayer la dirección nacional aclaró que la condición de limitación de mandatos a ocho años para alcaldes de municipios de más de 20.000 habitantes ypresidentes de diputación puesta sobre la mesa por la formación naranja este jueves no se extenderá a otras comunidades y que, por tanto, sólo será para Castilla y León.

El argumento para intentar sostener el «envido» de su candidato, que aquí los de Albert Rivera tienen un mayor poder municipal y su objetivo es dar ejemplo de regeneración democrática. De hecho, en el resto de territorios, Cs y PP, según información de la Cadena Ser recogida por Ical, siguen negociando en diferentes mesas a partir del decálogo aprobado el lunes por la Ejecutiva nacional del partido naranja.

Un texto que precisamente ya se abordó en esa primera reunión del miércoles en las Cortes de Castilla y León, con presencia de dirigentes nacionales de sendos partidos. Una lista a la que ahora Igea ha añadido una serie de condiciones inexcusables para continuar con las conversaciones.

Contra el núcleo

Unas nuevas propuestas casi pensadas para el «no» del PP y poder dar así por rotas las negociaciones con el bloque encabezado por Alfonso Fernández Mañueco y que disparan contra su núcleo próximo. Aún así, los populares no se han pronunciado y están estudiando lo planteado y siguen confiando en poder alcanzar un acuerdo con Cs, que de no ceder en sus pretensiones -incluye también otros vetos- dejaría por el camino las aspiraciones de poder repetir en el cargo de cuatro alcaldes: Javier Lacalle, en Burgos; Antonio Silván, en León; Alfonso Polanco, en Palencia y Raquel González, en Aranda de Duero; y tres presidentes de diputación: Javier Iglesias, en Salamanca, donde ha logrado mayoría absoluta; Jesús Julio Carnero, en Valladolid, y César Rico, en Burgos.

La maniobra propiciaría poder comenzar la partida con el PSOE, que aguarda paciente y en silencio que le llegue su turno de entrar en la ronda y hacer su puja, con la baza a su favor de haber sido la fuerza más votada. Eso sí, sin mayoría absoluta y también requiriendo del entendimiento con Cs. Luis Tudanca ya ha dicho que no renuncia a sentarse al frente de la Junta de Castilla y León, pese a ese buen clima que se respiró en el primer acercamiento entre PP y Cs y pese a que desde la dirección nacional de la formación naranja tienen vetado aquí -pero no en otros territorios como Murcia- iniciar conversaciones con los socialistas mientras continúen abiertas con los populares. «Acérrimo sanchista» consideran a Tudanca, motivo más que suficiente para no abrir la puerta al diálogo en Madrid.

Aunque no tanto para Igea. Si bien se ha cuidado mucho de no mostrar expresamente sus preferencias a la hora de pactar, de sus gestos, guiños y palabras trasciende su inclinación hacia el PSOE. Su continua apuesta por el «cambio» en una Comunidad en la que el PP lleva al frente del Gobierno más de treinta años su machacón argumento, aunque sin cerrar la puerta a que esa apuesta por la renovación signifique cerrar la puerta al PP.

El equipo negociador del PP -encabezado por el propio Alfonso Fernández Mañueco, junto a Carlos Fernández Carriedo, Raúl de la Hoz e Isabel Blanco- sigue analizando la nueva propuesta de Igea. Ayer sin movimientos, lo cierto es que el tiempo apremia- Si bien para la formación del Gobierno no hay plazo más allá de la constitución de las Cortes fijada para el 21 de junio, las condiciones de Ciudadanos implican también decisiones de índole municipal. Y ahí la fecha está más próxima en el calendario: el próximo sábado, 15 de junio, se deben constituir, salvo excepciones condicionadas por cuestiones legales, los ayuntamientos.

Y todo teniendo en cuenta que Igea no ha dicho la última palabra. Las exigencias añadidas en la segunda reunión con el PP pueden no ser las últimas y no se descarta que incluso exija la Presidencia de la Junta, haciendo valer sus 12 procuradores frente a los 29 del PP.

Ayer entró a valorar las negociaciones el líder de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, quien pidió a Cs que deje las «excusas» y «subterfugios» para romper su negociación con el PP y comience a hablar con el PSOE como ganador de las elecciones, pese a la «imposición de su dirección nacional».