Representación de una obra teatral en el Corral de Comedias de Almagro
Representación de una obra teatral en el Corral de Comedias de Almagro - M. Cieza

El Festival de Almagro, Premio Max a la Contribución 2017

«Por su puesta en valor del teatro del Siglo de Oro y por acercar este patrimonio cultural a las nuevas generaciones», dice el jurado

Ciudad RealActualizado:

La Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro (Ciudad Real) ha sido reconocido, por unanimidad, con el Premio Max a la Contribución a las Artes Escénicas 2017 por «su puesta en valor del teatro del Siglo de Oro y por acercar este patrimonio cultural a las nuevas generaciones». Así lo ha dado a conocer este lunes -cuando se celebra el Día Mundial del Teatro- el comité organizador de estos premios, que organiza la Fundación SGAE y que celebrarán su 20 edición el próximo 5 de junio.

La fundación galardonada, organizadora del festival homónimo que este año celebra su cuadragésima edición, ha sido también merecedora de esta distinción por «su firme apuesta por la renovación estética y búsqueda de nuevos lenguajes que han permitido, a través de una mirada joven, acercar este patrimonio cultural a las nuevas generaciones y la creación de nuevos públicos».

Natalia Menéndez, directora de la fundación, ha recibido la noticia -según indica la misma fuente- «con gran alegría», ya que supone «el reconocimiento a un trabajo de 40 ediciones, ocho directores diferentes y mucha gente invisible a la que hay que agradecer su dedicación».

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro es considerado como el más importante del mundo dedicado al teatro de los siglos XVI y XVII y, aunque en sus inicios se centró solo en el teatro del Siglo de Oro, abrió sus escenarios años después al barroco europeo y al teatro oriental de la misma época.

«El sentido de la justicia, el amor y la dignidad humana en esta época fue dicho de una forma tan cruda que no ha sido todavía alcanzado. ¿Quién ha superado a Cervantes o Shakespeare? Creo que muy pocos», declaró Menéndez en una entrevista con los organizadores de los premios.

Desde su primera edición, en 1978, el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro reúne a un sinfín de creadores, investigadores, críticos, gestores y profesionales de las Artes Escénicas a través de diversos encuentros, con el propósito de abrir un espacio a la reflexión y al intercambio de ideas.

Durante el mes de julio, cuando se celebra este festival, más de un centenar de representaciones culturales se dan cita en diversos espacios escénicos de la localidad de Almagro, rehabilitados por la propia Fundación, como plazas, claustros al aire libre o teatros a la italiana, que contribuyen a la «dinamización» de un espacio urbano a través de la cultura.

Una experiencia de «renovación» del teatro clásico que, según su directora, ha conseguido que «niños, familias y personas que jamás pensaron en ir al teatro accedan al conjunto de obras clásicas y sobre todo que las disfruten».

Además de las 23 categorías a concurso de los Premios Max de las Artes Escénicas, tras la incorporación desde este año de un nuevo galardón específico dedicado al Espectáculo de Calle, el comité organizador concede otros dos premios especiales: el Max de Honor, que se dará a conocer el 26 de abril, y el Max Aficionado, que se desvelará el 10 de mayo.