Imagen de archivo de una pancarta reivindicativa plantada en la histórica y monumental estación de Canfranc
Imagen de archivo de una pancarta reivindicativa plantada en la histórica y monumental estación de Canfranc - Efe
Sociedad

El Pirineo, otra vez bloqueado por la precariedad de sus redes de tren y carretera

La línea de Canfranc y el túnel de Somport, los dos ejemplos de vías de alta montaña que no aguantan las fuertes nevadas

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Que caiga nieve en el Pirineo no es extraño, pero sí que nevadas invernales propias de esta Cordillera dejen bloqueadas redes de comunicaciones en pleno siglo XXI que incluso, en algún caso, tienen la categoría de paso internacional. El asunto viene de lejos, pero está lejos de resolverse. Las nevadas de los últimos días lo han puesto de manifiesto y han vuelto a desencadenar la polémica por la precariedad que arrastran las redes de comunicaciones del Pirineo aragonés.

Los dos botones de muestra más flagrantes son el túnel internacional de Somport y la histórica línea férrea de Canfranc, que aspira a reabrirse en unos años como tren internacional hispano-francés –lo que ya fue hasta que en 1970 se hundió un puente del tramo francés y las autoridades galas decidieron abandonar ese paso transfronterizo-.

El martes, el miércoles y este jueves, los trenes quedaron varados por la nieve a mitad de camino, bien porque decidieron no seguir su trayecto o bien porque, tras hacerlo, se quedaron bloqueados porque la nieve no se había limpiado con máquinas de conservación y mantenimiento –lo que le ocurrió a un tren nada más partir de la estación de Canfranc, el miércoles por la tarde-. La Coordinadora por la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Oloron (Crefco), que lleva décadas clamando por recuperar este trazado como tren internacional y exigiendo la modernización de la línea en el lado español, ha denunciado que lo ocurrido esta semana no es de recibo y evidencia el abandono en el que sigue sumida esta línea.

Crefco critica que un tren de alta montaña como es el canfranero quede suspendido por nevadas que, pese a su intensidad, no dejan de ser parte habitual del paisaje invernal de esta porción del Pirineo. A juicio de esa plataforma, lo que ha ocurrido es, ni más ni menos, fruto del abandono técnico y de la falta de previsión por parte de Renfe y Adif, dos empresas públicas que tienen el mismo dueño, el Ministerio de Fomento. Mientras tanto, Renfe y Adif se pasan la responsabilidad: la primera subraya que el mantenimiento de las vías y su limpieza depende de Adif, y que es a este organismo al que le corresponde garantizar que la línea está operativa.

Durante tres días seguidos se han tenido que suspender algunos de los recorridos por tren entre Zaragoza y Canfranc porque no estaba en condiciones el tramo final, el que llega a Canfranc desde Jaca. Así las cosas, este jueves Renfe optó por establecer un servicio de transporte por carretera entre Canfranc y Jaca para quienes deseen ir en tren entre ambas poblaciones o entre Canfranc y Zaragoza.

Mientras tanto, el flamante túnel de Somport vuelve a ser al mismo tiempo un alarde de ingeniería contemporánea, pero con pies de barro, porque la carretera que conecta con ese túnel en el lado francés es de tercera. El túnel ha vuelto a cerrarse esta semana por la precariedad de esa carretera francesa, algo que tampoco es nuevo, porque son frecuentes los cortes al tráfico decididos por las autoridades galas por el riesgo de aludes -en invierno- o de desprendimientos -a veces ha ocurrido esto en pleno verano-.

El túnel de Somport se ideo como un gran paso transfronterizo entre la Península y el resto de Europa a través del Pirineo central, que fuera alternativa a los pasos laterales por Irún (País Vasco) y La Junquera (Cataluña). El coste de la obra fue tremendo para su tiempo, pero no ha sido acorde al resultado conseguido. La UE y los gobiernos de España y Francia se gastaron en este túnel 200 millones de euros.