El presidente Pedro Sánchez recibe al lendakari Íñigo Urkullu en el Palacio de la Moncloa - EP

Las víctimas de ETA avisan a Sánchez: «Inundaremos las calles»

Daniel Portero, presidente de «Dignidad y Justicia», critica que se esté trabajando en acercamientos individuales «sin esclarecer ni uno de los 379 asesinatos sin resolver»

MadridActualizado:

El temor que surgió la semana pasada entre los colectivos de víctimas del terrorismo tras la reunión con el ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska se hizo realidad. El presidente del Gobierno Pedro Sánchez se reunió ayer lunes con el lendakari Íñigo Urkullu en La Moncloa. El resultado del encuentro fue un acuerdo para constituir un grupo de trabajo centrado en estudiar el acercamientode los presos de ETA al País Vasco.

«El sufrimiento de las víctimas nunca puede salirle gratuito a un gobierno débil contra el terrorismo de ETA», denuncia a ABC Daniel Portero, presidente del colectivo «Dignidad y Justicia». « Inundaremos las calles contra un gobierno insensible como ya hicimos en 2005 en caso contrario», añade. Además, Portero también critica que se esté trabajando en acercamientos individuales «sin esclarecer ni uno de los 379 asesinatos sin resolver».

En este sentido, la presidenta de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), Maite Araluce, no apoya ningún cambio en política penitenciaria ni conceciones a los pistoleros: «Los presos deben colaborar con la justicia, es la única manera de saber si están arrepentidos o no».

Tras el encuentro de Sánchez y Urkullu, Araluce, en declaraciones a este medio, se muestra preocupada porque «cualquier cambio sería interpretado por ETA como una victoria y, además, a través de una cesión del Gobierno». Sin embargo, desde AVT van a ser «prudentes» y van a esperar a ver cómo evoluciona el acuerdo en política penitenciaria «antes de actuar».

Por su parte, la presidenta de COVITE, Consuelo Órdoñez, critica que ayer el debate se centrase en los etarras y no en torno a las víctimas. «Que en 90 minutos de reunión el lendakari no haya puesto sobre la mesa ni una sola reivindicación en torno a las víctimas del terrorismo y sí a las reivindicaciones de los presos de ETA deja claro cuáles son las prioridades del nacionalismo vasco», lamenta.