Josep Rull y Jordi Turull durante la primera jornada del juicio al «procés»
Josep Rull y Jordi Turull durante la primera jornada del juicio al «procés» - EFE

Juicio del «procés»Turull responderá hoy a los fiscales y se aleja de Junqueras

El Tribunal Supremo retoma el juicio a los doce líderes del plan secesionista ilegal y continúan los interrogatorios

Juicio del procés en directo, la octava jornada

MadridActualizado:

Escuchaban atentos desde la segunda fila en los bancos de los acusados. Oriol Junqueras soltó su alegato político, renunciando a contrastar los hechos concretos que le atribuyen, y ellos escuchaban. Ahora tienen la palabra.

Jordi Turull y Josep Rull –dos de los doce líderes del «procés» enjuiciados en el Tribunal Supremo– han decidido responder a las preguntas de la Fiscalía, al contrario de lo que hizo Junqueras, un paso que asegura el debate de argumentos, al someterse a las cuestiones de una parte con una tesis antagónica a su visión de los hechos. El interrogatorio –que abrirará una semana dedicada íntegramente a las declaraciones de los acusados– no será un monólogo como el de Junqueras.

Cuarta sesión de la vista

El juicio al «procés» se reanuda hoy, después de un paréntesis desde el pasado jueves, y levantará el telón con la declaración de Turull, el antiguo consejero de Presidencia de la Generalitat. Lo previsible, si hay tiempo para ello, es que le sucedan Raúl Römeva y Josep Rull, los siguientes según el listado del escrito de acusación fiscal.

La cuarta sesión de la vista oral comenzará a las diez de la mañana y se extenderá hasta las seis de la tarde. La declaración de Turull será la tercera del juicio, después de que la semana pasada fueran interrogados Junqueras y el antiguo consejero catalán de Interior Joaquim Forn, quien ya marcó una línea y respondió a la Fiscalía.

Las declaraciones de los acusados llegaron tras dos sesiones dedicadas a las cuestiones previas, impugnaciones formales de las defensas que fueron rebatidas por las acusaciones. Este trámite se convirtió en un anticipo de los argumentos de las defensas y las acusaciones, pues los alegatos entraron ya en algunos asuntos cruciales para el fondo del asunto, como la existencia o no de violencia.

En su declaración, Turull –que fue propuesto sin éxito como candidato a la Generalitat durante la investigación– buscará convencer a los siete magistrados de que no cometió ningún delito.

La Fiscalía pide para él 16 años de prisión por delitos de rebelión y malversación de fondos públicos por su actuación como consejero de Presidencia de la Generalitat presidida por Carles Puigdemont. Turull era uno de los hombres fuertes del equipo dirigido por el «expresident», ahora fugado de la justicia. Desde su cargo en el Govern, Turull fue el encargado de desplegar toda la estrategia de propaganda institucional para el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, una votación que los líderes del «procés» mantuvieron a pesar de que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional y de los previsibles incidentes en la jornada.

El siguiente, Römeva

Turull promovió la votación y pidió a los militantes independentistas que frustrasen la actuación policial, que tenía el mandato de impedir el 1-O y requisar las urnas y las papeletas. Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el departamento que él dirigía se encargó además de los gastos, sufragados supuestamente con dinero público. Desde Presidencia, se encomendó al Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) la logística para la votación suspendida.

En su escrito de defensa, que anticipó las tesis de Turull, el acusado argumentó que los líderes del «procés» se limitaron a cumplir el mandato que recibieron de las urnas, en alusión a los comicios autonómicos catalanes. El juez instructor, Pablo Llarena, rebatió esta posición, al dejar claro que ninguna votación y ningún derecho político puede ejercerse fuera del perímetro que marcan las leyes. «¿Es que se pretende sostener que fueron los nueve procesados desde sus despachos oficiales los que personalmente se alzaron públicamente los días de actuaciones?», expresó la defensa. Turull negó que en el «procés» se cometiera violencia y se desmarcó de los sucesos del 20 de septiembre, cuando una masa asedió la Consejería de Economía registrada por la Guardia Civil.

Después de Turull será el turno de Raúl Römeva, el antiguo consejero de Relaciones Institucionales y Exteriores de la Genaralitat, quien comparte abogado defensor con Junqueras. Cercano a ERC, Römeva se encargó de la campaña internacional del «procés» y dirigió el Consejo de la Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat). Si ambos terminan, el siguiente en declarar sería Rull.

Ante el horizonte electoral marcado por las elecciones generales del 28 de abril, el tribunal que enjuicia el «procés» no prevé suspender la vista, que tiene una gran resonancia política. La convocatoria de los comicios llegó ya iniciado el juicio, cuyas sesiones se celebran de martes a jueves, con la puerta abierta a los lunes y los viernes si conviene agilizar el calendario.