El presidente regional atiende en Estados Unidos a tres medios de comunicación catalanes
El presidente regional atiende en Estados Unidos a tres medios de comunicación catalanes - ABC

Torra usa su viaje a Washington para denigrar otra vez a España

El presidente de la Generalitat de Cataluña habla de «presos políticos y exiliados» en la universidad de Stanford

David Alandete
Corresponsal en WashingtonActualizado:

Aprovechando su fuerte raigambre en el mundo universitario norteamericano, el independentismo logró ayer que el presidente regional, Quim Torra, diera un discurso en la misma universidad en la que hace 52 años el reverendo Martin Luther King Jr. hizo una de sus proclamas más célebres a favor de los derechos civiles en Estados Unidos. Torra aprovechó la tribuna que le cedió el instituto Luther King para denigrar la Justicia española y quejarse de los «presos políticos y exiliados».

En este viaje, el segundo que efectúa a EE.UU. como presidente, Torra se está reuniendo con políticos, empresarios y académicos para justificar el separatismo y acusar a España de antidemocrática. El mediador para que haya podido acudir a Stanford, una de las universidades más prestigiosas del mundo, es un profesor catalán que dirige el departamento de estudios ibéricos, Joan Ramón Resina, quien en mayo publicó una tribuna en la que dijo que los españoles «se identifican con la violencia del Estado, la hacen suya, la aplauden y la incitan».

Este diario se puso ayer en contacto con Resina, quien rechazó responder a cualquier pregunta porque formalmente no es «organizador de la visita». El organizador, de hecho, es el profesor de historia Clayborne Carson, quien dirige el instituto Luther King y que ayer dijo a ABC: «Aunque me solidarizo con el carácter no violento del movimiento de independencia, tengo reservas acerca de si unos sentimientos nacionalistas fuertes son compatibles con la idea de los derechos humanos universales».

Tras llegar a EE.UU. el domingo, Torra se reunió en Idaho con David Bieter, alcalde de la capital de ese Estado. No es una elección aleatoria. Aunque Bieter, del Partido Demócrata, es un desconocido en la política nacional, en la ciudad de Bosie (200.000 habitantes) viven 20.000 descendientes de emigrantes vascos que tradicionalmente han simpatizado con el nacionalismo y el PNV. Después Torra cenó con empresarios catalanes en San Francisco y ayer visitó Stanford, donde pronunció una conferencia titulada «Derechos civiles y autodeterminación, una perspectiva catalana».

Según dijo Torra durante su visita, «en estos momentos los derechos civiles y el derecho a la autodeterminación van estrechamente ligados». «Iremos donde sea necesario en el mundo para explicar la gravedad de la situación política catalana, con los presos políticos y los exiliados, y sin que el señor Rajoy o el señor Sánchez hayan dado ningún paso sobre el derecho a la autodeterminación para resolver un problema político que necesita una solución política», añadió.

Un grupo de académicos en altas esferas universitarias en EE.UU. lleva años fomentando el independentismo y justificando en las aulas las decisiones de los soberanistas catalanes, como el televisivo Xavier Sala-i-Martin, economista en la universidad de Columbia que presenta un programa en TV3 por el que cobra 7.500 euros por emisión, o Jordi Graupera, investigador del independentismo en la prestigiosa universidad de Princeton y candidato a la Alcaldía de Barcelona.

La Embajada española de momento se limita a observar al «president» por si se extralimita

Muchos de estos estudiosos ocupan puestos clave para la imagen de España en el exterior, como Resina en el programa de estudios ibéricos de Stanford o Clara Ponsatí, que disfrutó de la cátedra Príncipe de Asturias de la universidad de Georgetown antes de ser consejera de Educación de Carles Puigdemont y, posteriormente,fugarse de la Justicia.

«Delegada» del Govern

De momento, la Embajada española en EE.UU. se limita a seguir de cerca la visita de Torra. Fuentes diplomáticas dijeron ayer a ABC que «están al corriente de esta actividad» y revelaron que envian representantes a las conferencias «para manifestar la postura del Gobierno si fuera necesario».

A Torra le acompaña en su visita la nueva «delegada» del Gobierno catalán en EE.UU., Victòria Alsina, que hasta noviembre era investigadora en la universidad de Harvard. La «embajada» catalana en Washington, cerrada tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, ha sido reabierta con un coste que se estima de un millón de euros al año. Con el presidente viajan los periodistas de las corresponsalías de Catalunya Ràdio y TV3 en Washington, que el año pasado tuvieron un coste para el contribuyente de 560.000 euros.

Este martes, Torra mantendrá reuniones con directivos de empresas tecnológicas en Silicon Valley y el miércoles se trasladará a Washington para reunirse con políticos cuya identidad la Generalitat todavía no ha revelado.