Sant Llorenç, entre el barro y la desolación

El sonido de las pisadas en el barro nos lleva hasta una de las calles más afectadas por la riada...

Actualizado:

El sonido de las pisadas en el barro nos lleva hasta una de las calles más afectadas por la riada en la localidad de Sant Llorenç (Mallorca). Donde vidas enteras, muchas destrozadas, se acumulan fuera de las casas: muebles, ropa, electrodomésticos, juguetes... Todos cubiertos por el fango. Entramos en una casa donde la marca que ha dejado el agua estremece. Casi por encima del marco de las puertas. Es mirar alrededor y a este vecino se le saltan las lágrimas porque había reformado su hogar hace muy poco tiempo. Limpiar el pueblo es ahora la prioridad. Entre las muchas cosas por hacer está sacar de los garajes la maleza que los inunda o quitar los coches que siguen taponando las calles. Un trabajoso y complicado intento por recuperar sus vidas.