Vídeo: Nueva Zelanda acuerda endurecer leyes sobre el control de armas - EP

La Policía investiga sin resultado la estancia de una noche del terrorista de Nueva Zelanda en Jerez

El criminal, uno de los 74 millones de turistas que recibió España, no aparece en ninguna base

MadridActualizado:

La Policía Nacional investiga desde ayer, de momento sin ningún resultado, la posibilidad de que el terrorista que la semana pasada mató a medio centenar de personas en Nueva Zelanda pasara en febrero de 2018 una noche en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera. Las informaciones al respecto han partido de una radio local, que cita unas supuestas declaraciones procedentes de un establecimiento hotelero del municipio del que no se facilitan mayores datos, y según las cuales el criminal se presentó entonces un «hombre normal, reservado, pero como muchos que llegan al hotel».

Las fuerzas de seguridad han expresado sus dudas en relación al rigor y la veracidad de este presunto testimonio. El propio asesino difundió en un escrito supremacista conocido tras el ataque que se habría radicalizado durante un viaje por «Francia, España, Portugal y otros países», en una gira que parece fecharse en 2017.

El pasado año, España recibió una cifra aproximada de 74 millones de turistas. En el caso de este individuo, no consta que pidiera un permiso de residencia ni que su comportamiento destacara por «nada especial» que le hiciera figurar en una base de datos policiales que le hiciera objeto de seguimiento, según fuentes que participan de las pesquisas.

Esta hipotética estancia en España de Barrón Tarrant puede explicar que conociera un suceso que en principio parece improbable que llegara a oídos de un ciudadano de Australia. En noviembre de 2007, el neonazi Josué Estébanez apuñaló a Carlos Palomino en un vagón del metro de Madrid, causándole la muerte. Tarrant escribió el nombre del asesino, junto al de otros personajes históricos que batallaron contra los musulmanes, en las armas que utilizó para la matanza. Por ejemplo, también mencionaba el segundo sitio de Viena, en 1683.