La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ayer en la Feria de Abril de Sevilla
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ayer en la Feria de Abril de Sevilla - EFE

Susana Díaz busca un golpe de efecto con su número de avales

La presidenta andaluza superará los apoyos conseguidos por Sánchez en 2014

MadridActualizado:

El número mágico. 41.338. Es el número de avales que Pedro Sánchez logró en las primarias de 2014, entonces aupado por todo el aparato socialista y con la federación andaluza a la cabeza. Y es la cifra psicológica que el equipo de Susana Díaz se marcó desde el inicio de la recogida de avales como primer objetivo. A lo largo de la mañana de hoy los equipos de los tres precandidatos acudirán a la sede de Ferraz a entregar los avales recogidos. Deben superar los 9.368 avales (el 5% del censo) para pasar a ser formalmente candidatos. Algo que todos ellos lograrán.

El recuento de avales se considera un momento clave a poco más de dos semanas para la votación. En todos los equipos han querido mantener el suspense hasta el final. Desde el equipo de la presidenta de la Junta de Andalucía, eso sí, se apunta a un nivel de apoyos «espectacular». Y se daba por hecho que se superará ampliamente el número logrado por Sánchez en 2014. También apuestan por una «compensada» distribución territorial, quedando en primer lugar en las principales federaciones, salvo en Cataluña. No obstante, desde el equipo de Sánchez se traslada la «posibilidad real» de competir de igual a igual en la Comunidad Valenciana.

No obstante, desde la candidatura de Sánchez se ha optado por la estrategia contraria a la de la presidenta andaluza. Se descuenta desde el inicio la victoria de Díaz en este primer lance, pero se confía en limitar el efecto de ese triunfo y también se espera un buen resultado. De hecho se asegura que su candidatura tendrá «más votos que avales» y creen que a Díaz puede sucederle lo contrario. Creen que el vínculo militantes-aparato está más dañado que nunca por lo que ven posible que se produzca un vuelco entre la firma de avales y la votación en urna el próximo 21 de mayo.

En la candidatura de Patxi López se ha llevado al extremo la apuesta por reducir la importancia de esta etapa intermedia. Y desde su equipo llevaban tiempo trasladando la idea de presentar poco más del mínimo imprescindible de avales. Con idea de «no convertir este proceso en una batalla». Algo que ha alimentado en las últimas horas la posibilidad de que no llegase al mínimo imprescindible. Desde la candidatura del exlendakari lo niegan y aseguran que cumplirá con su propósito de presentar «el mínimo más un colchón» de los avales necesarios.

Los primeros en llegar esta mañana a la sede de Ferraz serán los integrantes del equipo de Patxi López, que anunciaron que llegarán a Ferraz a las 11.00 horas. Media hora después se espera al equipo de Susana Díaz. Y quince minutos antes del mediodía llegará el equipo del ex secretario general, cuyo nivel de apoyo en estos momentos, carente de fuertes apoyos orgánicos, es la gran incógnita.

En el proceso de 2014 Ferraz dio a conocer los datos desglosados por Comunidades Autónomas. Lo hizo a petición de Eduardo Madina, que deseaba evidenciar que Sánchez había sido aupado por el PSOE andaluz. No hay garantías de que en esta ocasión sea así. Sin embargo, las candidaturas de Sánchez y Díaz aseguran haber logrado un gran resultado en todas las federaciones. Y, si para la andaluza el talón de Aquiles puede ser Cataluña, en el equipo de Sánchez preocupa que quede la foto de que el exlíder queda tercero en la Comunidad de Madrid, la federación en la que milita.

Desde este mediodía comenzará el proceso de verificación de avales, que se desarrollará en la sala Ramón Rubial de Ferraz, donde habitualmente se celebran los comités federales del partido. Para este fin el PSOE ha habilitado más de 40 ordenadores y un equipo de escáner con captura de datos, y en él participarán 55 personas que realizarán las tareas de registro, clasificación y archivo de los avales. Primero se realizará un recuento manual de los avales presentados por las diferentes precandidaturas, verificando que los impresos son los oficiales y vienen firmados por los representantes autorizados. A continuación, se les entregará un certificado con la cantidad de avales presentados para su verificación. Los avales válidos serán destruidos inmediatamente, dejando solamente los avales invalidados y sobre los que exista reclamación por alguna de las precandidaturas.