Una ETA derrotada camina hacia la «desmovilización»

La derrota de la banda todavía hoy no es plena, pues no solo no se ha disuelto, sino que sus militantes tampoco han ofrecido muestra alguna de arrepentimiento por sus crímenes

BilbaoActualizado:

Hace ya varios años que los vecinos del País Vasco y Navarra perdieron el miedo a ser asesinados por ETA. La paz comenzó a gestarse en 2011, cuando los terroristas anunciaron el cese de su actividad armada. Sin embargo, la derrota de la banda todavía hoy no es plena, pues no solo no se ha disuelto, sino que sus militantes tampoco han ofrecido muestra alguna de arrepentimiento por sus crímenes. En cualquier caso, los radicales ya ponderan cuál es la mejor fórmula para llevar a cabo su «desmovilización», la cual podría hacerse efectiva antes del verano.

La propia organización admitió, en una carta remitida al diario «Gara», que el «final del ciclo» resulta cada vez «más evidente». En este sentido, informó de que el proceso de debate respecto al futuro de ETA se encuentra también en un estado muy avanzado, por lo que sus resultados podrían hacerse públicos en los próximos meses. Sin embargo, lejos de asumir errores, los terroristas anunciaron que no cesarán en su empeño de alcanzar la secesión del territorio: «No es el momento de irse a casa», destacaron, al tiempo que legaron a los partidos de izquierda radical su ideología política.

Muchas víctimas del terrorismo, sin embargo, consideran que dicho anuncio no es más que un nuevo «episodio» del «teatro» de la banda. En este sentido, Covite insiste en que en el comunicado hay una «frase clave» en la cual ETA asegura que no va a abjurar de su pasado: «Es decir, no reniega de las décadas de violencia y continúa orgullosa de su pasado criminal», subrayó a este periódico la institución presidida por Consuelo Ordóñez.

Por otro lado, la organización criminal desistió de canjear su liquidación por el acercamiento de los presos. Fuentes del PP reiteraron que la rendición es necesaria antes de dar cualquier otro paso, por lo que descartaron llevar a cabo un procedimiento semejante al del Gobierno francés, que ha aceptado estudiar los casos de aquellos reclusos sin delitos de sangre a los que les reste menos de tres años de condena. De hecho, hace apenas una semana el país vecino trasladó a los dos chivatos que propiciaron el asesinato de Joseba Pagazaurtundúa a un centro cercano a la frontera española.

En la actualidad, 230 etarras permanecen recluidos en prisiones españolas alejadas del País Vasco. Según los datos que maneja la red de reclusos Etxerat, solo dos miembros de la banda se encuentran encarcelados en la Comunidad Autónoma: Aitzo Gogorza (Basauri, Vizcaya) y Jesús M. Martín (Nanclares de la Oca, Álava). Además, otros 59 presos se encuentran en centros de otros países, la mayoría franceses.

Etarra muerto en Puerto III

Precisamente ayer fue hallado muerto el preso de ETA Xabier Rey, de 38 años, encarcelado desde 2008 en la prisión Puerto III, en Cádiz, según fuentes penitenciarias.