La ministra Robles recibe el memorando de manos de Macron; al lado sus colegas alemana y francesa - REUTERS

Las claves del caza europeo del futuro

La ministra Robles asegura que las empresas españolas participarán en el 33% del desarrollo junto a francesas y alemanas

París/MadridActualizado:

España rubricó ayer su entrada en el proyecto del nuevo caza europeo («Future Combat Air System, FCAS»). Se trata del plan industrial más ambicioso de «la Europa de la Defensa» y con el que el eje franco-alemán espera rivalizar, en el plano aeronáutico, con EE.UU. en la segunda mitad de siglo.

La ceremonia tuvo lugar en el «Paris Air Show» de Le Bourget, donde el presidente francés, Emmanuel Macron, dirigió la firma de los tres memorandos de entendimiento por parte de las ministras de Defensa de Francia, Alemania y España, Florence Parly, Ursula von der Leyen y Margarita Robles.

Francia y Alemania comenzaron a trabajar hace poco más de un año en el futuro caza europeo del siglo XXI (FCAS), que deberá sustituir a los cazas europeos en servicio (alemanes y españoles Eurofighter y francés Rafale) a partir de 2040 si el proyecto no sufre retrasos.

Abierto a otros países

Las empresas Airbus DS -con presencia en Sevilla y Getafe (Madrid) en España- y Dassault Aviation lideran el proyecto que, fuentes de la industria y del propio Ministerio de Defensa español, cuantificaron en torno a los 200.000 millones de euros durante las próximas décadas para desarrollar los nuevos cazas, las nuevas tecnologías y capacidades hasta su conclusión. No obstante, esta no es aún una cifra oficial ya que el plan industrial está por definir.

De este modo, serán necesarias inversiones financieras excepcionales anuales. Esperando encontrar posibles socios que participen en el proyecto, en unas condiciones técnicas y financieras por determinar más adelante, París y Berlín abrieron el proyecto a otros vecinos y aliados, como ha sido el caso de España, con la que se firmó una carta de intenciones en diciembre. Se espera que se sumen otros países del ámbito europeo en próximas etapas (no se descarta Reino Unido, que decidió lanzar su propio proyecto llamado «Tempest»).

La ministra española destacó que «España va a participar en el 33 por ciento de los proyectos tecnológicos al igual que sus socios». Este nuevo caza está concebido como un nuevo sistema de combate integrado con otras plataformas (satélites, otros cazas y aviones, fragatas…). No será un mero caza o avión de combate sino que prevé integrar nuevas tecnologías como «big data» o inteligencia artificial.

«Se trata de un caza de sexta generación donde se integren todos los sistemas aéreos, terrestres y navales en una operación. De este modo se podrán tomar las decisiones más rápidas y claras. Queremos aprovechar también para crear un estándar de comunicaciones militares para Europa, utilizar inteligencia artificial para analizar los escenarios… El proyecto industrial del FCAS ofrecerá a Europa la oportunidad de desarrollar sistemas de defensa muy competitivos», apuntó a ABC Dirk Hoke, CEO de Airbus DS.

El acuerdo marco suscrito pone así en marcha «un programa de cooperación europeo fundamental para garantizar nuestra seguridad y defensa y da luz verde para que comiencen las negociaciones formales con nuestros socios para la integración de la industria nacional en el “Estudio de Concepto Conjunto” y en los diferentes paquetes de trabajo de actividades de I+D de los demostradores tecnológicos», explicó el Ministerio de Defensa.

Estos estudios y paquetes de trabajo iniciales servirán de base para iniciar la fase posterior de demostración, que, entre los años 2020 al 2030, permitirá desarrollar líneas de productos específicos para el nuevo sistema de combate europeo que espera competir con los gigantes aeronáuticos estadounidenses Boeing y Lockheed Martin.

Según la información facilitada por Airbus DS y Dassault Aviation, la fase del modelo demostrador del nuevo caza transcurrirá entre 2019 y mediados de 2021, y servirá como punto de inicio para el desarrollo de los demostradores y de la tecnología, transportadores por control remoto y una nube de combate aéreo que estarán listos para volar en 2026.

En un comunicado conjunto, las compañías aeronáuticas Airbus Defence & Space y Dassault Aviation, que comparten al 50 por ciento el proyecto, c elebraron la inclusión de España en «el núcleo del programa europeo de aviación militar más decisivo de las próximas décadas».

Empresas españolas

Alberto Gutiérrez, responsable de Aviones Militares en Airbus DS y presidente de Airbus España, afirmó que «iniciar el FCAS de manera bilateral entre Francia y Alemania fue importante para lanzar el programa y para ponerlo en marcha. La integración de España es ahora un paso convincente hacia la europeización del FCAS prevista. España no es solo uno de los países fundadores de Airbus, es también un bastión industrial en materia de aviones militares en nuestra compañía».

En el proyecto ya trabajan otras empresas como MBDA Systems, Thales, Safran o MTU. Con la firma de ayer de la ministra Robles se espera que otras empresas españolas como la tecnológica Indra o ITP Aero (especializada en la construcción de motores aeronáuticos) puedan sumarse a los contratos iniciales que definirán el proyecto. Ahí comienza ahora la «pelea» a nivel europeo. Asimismo, el Ejército del Aire deberá incorporarse al proyecto para ir definiendo los requerimientos técnicos españoles.