ABC

El 97 por ciento de las leyes de Sánchez fueron «decretazos»

El Ejecutivo socialista aprobó 31 reales decretos y solo una ley de iniciativa propia

MadridActualizado:

Nunca hubo un presidente del Gobierno con tan pocos diputados en el Congreso: 84 en el caso de Pedro Sánchez. Una minoría que ha hecho más fuerte la tentación de recurrir al «decretazo» para poder gobernar. El Ejecutivo socialista no ha tenido ningún reparo: el 97 por ciento de todas las iniciativas impulsadas por el PSOE y que han sido aprobadas en estos nueve meses, desde que Sánchez ganó la moción de censura a Rajoy, han sido 31 reales decretos leyes, frente a un solo proyecto de ley. La tasa del «decretazo» con Sánchez es aplastante. Nunca fue tan alta, y seguirá creciendo, previsiblemente, hasta el 28 de abril, si el Gobierno socialista cumple su promesa de convertir los Consejos de Ministros en «viernes sociales», con más decretazos sobre la mesa, a modo de programa electoral acelerado.

Las críticas de la oposición han servido de poco ante el aluvión de decretos leyes aprobados en los últimos meses. Prácticamente ha sido la única posibilidad que ha tenido el PSOE de poder aprobar leyes por iniciativa propia. Ahí no entran proyectos cuya tramitación se inició en la etapa del PP, antes de junio del año pasado, y terminó con el PSOE ya en el poder, o las directivas europeas, ya que no se consideran iniciativas propias de los socialistas.

La Constitución reserva el decreto ley para casos «de extraordinaria y urgente necesidad». De forma coloquial se les llama «decretazos», porque siempre es una imposición unilateral del Gobierno, una iniciativa que entra en vigor de forma inmediata, aunque debe votarse por el Congreso en un plazo de 30 días. Esta figura legislativa ha sido siempre la máxima tentación de Gobiernos en minoría, que han visto ahí un atajo para poner en marcha sus iniciativas. Todos los partidos han hecho uso del decreto ley, pero la tasa de Sánchez es un récord.

Con Rajoy en el Gobierno, desde junio de 2016 hasta que dejó La Moncloa en junio de 2018, los populares aprobaron 30 decretos leyes y 14 proyectos de iniciativa propia. En total fueron 44 iniciativas, lo que supone una tasa de decretazos del 68,18. Con Sánchez, esa tasa se sitúa casi en el 97 por ciento, y llegaría al máximo si no fuera por el proyecto de ley de mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza en el ámbito de la educación no universitaria. Es la única iniciativa socialista en forma de proyecto de ley que consiguió aprobar, con urgencia y en lectura única.

La anterior legislatura, la número 11, es la del bloqueo político, la más corta de la democracia. Ahí se comprueba que la tasa de decretos leyes es del cien por cien, porque hubo un solo decreto, que se aprobó.

En el mandato de Rajoy con mayoría absoluta, entre 2011 y 2015, hubo 236 iniciativas del PP, de las que 76 fueron decretos y 160 leyes aprobadas: los decretazos fueron un 32,2 por ciento. Con José Luis Rodríguez Zapatero, los decretos se quedaron en el 27 por ciento en su primera legislatura y en el 31,8 por ciento en la segunda. Antes, con José María Aznar en el Gobierno, la tasa de decretos leyes fue del 33,3 en su primer mandato, y del 17 por ciento en el segundo, ya con mayoría absoluta.

Ahora, con Sánchez como presidente del Gobierno, el uso del decreto ley va más allá. El presidente socialista quiere seguir adelante incluso una vez disueltas las Cortes y convocadas las elecciones generales.

Por partidos, desde el inicio de la democracia el PSOE se sitúa en primer lugar en el uso de decretazos: 274 en todos sus gobiernos, frente a los 235 de los ejecutivos del PP y los 134 de los de UCD. En total, 643.