Elecciones Generales

Sánchez pone de ejemplo el caso de Finlandia para azuzar el miedo a Vox

El líder socialista intenta que la confianza no se apodere de sus filas: «Lo importante no es cómo se desarrolla la campaña, sino cómo acaba»

Actualizado:

A la pérdida de la Junta de Andalucía Pedro Sánchez suma ahora otro elemento para azuzar el miedo a Vox y reclamar una movilización en torno al PSOE. Ante la imperiosa necesidad de actualizar sus discursos en los mítines, el presidente del Gobierno ha utilizado el caso de Finlandia para seguir insistiendo en su estrategia.

Durante un acto en Vigo, Sánchez ha hecho referencia a los resultados en Finlandia donde la socialdemocracia «ganó por 6.000 votos» pero donde una formación catalogada de ultraderecha quedó en segunda posición cuando en las encuestas partía en quinto lugar.

Ese ejemplo recoge todo lo que Sánchez quiere presentar en esta campaña: una ultraderecha que supera a una derecha «sin rumbo» y una socialdemocracia que es el único partido que puede vencerles. «Concentremos todo el voto en la única fuerza que puede parar a la derecha y a sus tres siglas», ha dicho Sánchez ante un aforo completo de 1.300 personas. 500 personas se quedaron fuera del recinto.

En el PSOE hay obsesión por movilizar y entrar en las bolsas de votante de PP y Cs ante la dificultad de cómo medir el auge de Vox. Y dado el elevado nivel de electores indecisos: un 38% según el barómetro del CIS. «Lo importante no es cómo se desarrolla la campaña, sino cómo acaba», ha dicho Sánchez en un intento porque la confianza no se apodere de sus filas.