Pedro Sánchez, durante su comparecencia tras conocer los resultados del 26-J - EFE

Resultados elecciones generales 2016El PSOE sobrevive a la amenaza de «sorpasso» pero obtiene el peor resultado de su historia en escaños

El partido dirigido por Pedro Sánchez sigue siendo la fuerza hegemónica de la izquierda en España, aunque solo se mantiene como el partido más votado en Sevilla, Huelva y Jaén

La suma entre Unidos Podemos y PSOE sigue muy lejos de la mayoría absoluta

Actualizado:

Una cita erróneamente atribuida a Albert Einstein, «locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes», define la estrategia de Pedro Sánchez al frente del Partido Socialista. El mismo candidato, el mismo programa y el mismo discurso que en las elecciones generales de diciembre han dado lugar a prácticamente el mismo batacazo, según se traduce de los resultados de las elecciones de 2016. Pedro Sánchez ha conseguido en estas elecciones de junio el 22,6%, lo que equivale a 85 escaños. Son más votos aunque menos escaños (cinco menos) que en el 20-D, pero, al menos, es un resultado que sirve a los socialistas para aguantar la posición y la amenaza de Unidos Podemos, que no ha sido capaz de consumar «el sorpasso» que pronosticaban la mayoría de las encuestas.

[Consulta aquí todos los resultados de las elecciones]

Los sondeos lo advirtieron y la discreta campaña de Pedro Sánchez parecía propiciarlo. El temido «sorprassso» sobrevolaba la cabeza de Sánchez y, sin embargo, el PSOE ha sobrevivido a todas las previsiones y seguirá siendo la fuerza hegemónica de la izquierda y el principal partido de la oposición en España. Con su propuesta de un cambio «sensato», Sánchez apenas ha remontado ligeramente el hundimiento electoral iniciado en 2011 por Alfredo Pérez Rubalcaba, que cosechó un 28,76%, el peor dato hasta ese momento en la historia del socialismo español. Sin embargo, en diciembre de 2015, Sánchez convirtió el mal resultado de Rubalcaba en algo deseable en comparación con su 22%.

La irrupción de la izquierda radical, que había barrido con los votantes desencantados, amenazaba con reducir a la tercera posición a Pedro Sánchez. No ha ocurrido así, a pesar de que las noticias negativas se acumulan en el escritorio socialista a causa del crecimiento popular. Unidos Podemos, 71 escaños, se ha quedado lejos del PSOE tanto en escaños como en votos, pero el PP, con 137 escaños, ha aumentado su ventaja sobre la oposición en 19 escaños.

El socialista se ha presentado como el único líder responsable que trató de formar gobierno tras el 20-D y como la opción moderada y conocida frente a las sombras que presenta Unidos Podemos, lo cual no ha sido sufiente para aumentar sus escaños en el Congreso. La unión entre Izquierda Unida y Podemos, que a su vez está conformada por una algarabía de grupos, ha atacado a los socialistas en algunos de sus tradicionales feudos en Andalucía, Extremadura y Castilla la Mancha, pero sin conseguir al final asaltar ninguno de estos escenarios, no así el PP que le ha arrebatado Extremadura y varias provincias andaluzas. Frente al discurso socialista de la responsabilidad, Pablo Iglesias ha intentado hacer sangre del pacto postelectoral PSOE-Ciudadanos. Los ataques de Iglesias y Rajoy a aquel pacto parecen haber debilitado, sobre todo, a Ciudadanos, con 32 escaños.

Los resultados de este 26-J, en cualquier caso, dejan un escenario de incertidumbre y siguen sin ofrecer posibilidad clara de pactos que sumen mayoría absoluta. Los dos partidos que lograron un paco en diciembre, PSOE y Ciudadanos, son precisamente los que peor parados salen de estas elecciones. Si bien en la votación de investidura en el Congreso el pasado mes de marzo sumaban 131 escaños (uno de ellos el de Coalición Canaria), ahora se quedarían en los 117 escaños. Muy lejos de los 176 necesarios para la mayoría absoluta.

Andalucía, un liderazgo bajo cuestión

Andalucía ha dejado poco espacio a que Unidos Podemos saque ventaja de su alianza de izquierdas, aunque lo que Susana Díaz no ha podido evitar es el crecimiento popular. En diciembre, el PSOE ganó en todas las provincias andaluzas menos Almería, Málaga y Granada, lo que fortaleció el liderazgo de Susana Díaz dentro del partido. No en vano, en estas elecciones los socialistas han perdido también Cádiz y Córdoba frente al buen resultado del PP en esta comunidad.

El pasado 20-D tanto en Sevilla como en Jaén el PSOE fue la fuerza más votada con un total de 5 y 3 escaños, respectivamente. Según los resultados de este 26-D, en estas elecciones sumarían solo 4 y 2 (respectivamente). En Málaga, los socialistas logran únicamente 3 escaños.

Por su parte, en Cataluña, donde la participación ha disminuido de forma pronunciada, el Partido Socialista Catalán sigue sin reaparecer en el fragmentado mapa político. Únicamente en Barcelona ha mantenido cierto protagonismo, con 5 escaños, uno más que en los pasados comicios.

En otro fortín socialista, Extremadura, el PSOE pasa de obtener 5 de los 10 diputados en disputa, como hizo en diciembre, a lograr solo 4 y ser relegado a segunda fuerza política tanto en Badajoz como en Cáceres.