Recreación del tren supersónico
Recreación del tren supersónico - ABC
Economía

El tren supersónico dejará en Andalucía una inversión de 500 millones de euros

El proyecto contempla la creación de un centro de alta tecnología en Bobadilla desde el que se pretende su expansión comercial al resto del mundo

MálagaActualizado:

Podría existir un ferrocarril del futuro que librara, por ejemplo, la presión de tráfico rodado en la operación anual para cruzar el estrecho. Miles de familias podrían regresar a Marruecos sin necesidad de conducir durante días. Según los datos ofrecidos por Virgin, el Hyperlood One podría conectar los más de 700 kilómetros que hay entre Madrid y Tánger en algo más de 18 minutos. Sería sólo una de las aplicaciones del tren del futuro. Un vehículo supersónico que se va a desarrollar, a partir de 2020, en Málaga. La ciudad de Antequera es el lugar elegido, por la compañía americana, para crear su centro operativo y construir este sueño a 1.200 kilómetros por hora.

Esta semana pasada, el consejero delegado de Virgin Hyperloop, Rob Lloyd, y la presidenta de Adif, Isabel Pardo, firmaron un protocolo que hacía realidad el sueño supersónico. El Hyperlood One se va a desarrollar, probar y validar en España. Los componentes y prototipos comerciales de este nuevo sistema de transporte de viajeros y mercancías serán creados en un centro de alta tecnología en Bobadilla, núcleo perteneciente a Antequera, la ciudad malagueña que es el corazón de Andalucía. Desde allí se pretende la expansión internacional de este nuevo modelo de transporte. Adif cede unas infraestructuras abandonadas para su reutilización. Las naves, sin uso desde 2013, están dentro del eje transversal que vertebra las líneas de alta velocidad en Andalucía. Virgin acometerá una transformación de esta área industrial, para crear un complejo de 19.000 metros cuadrados con una inversión cercana a los 433 millones de euros. De estos, 126 millones serán de ayudas públicas para innovación. Se persigue que sea el centro de mantenimiento fuera de Estados Unidos, cuando todo esté puesto en marcha el transporte ultrarrápido.

Esta base de operaciones irá en colaboración de un «clúster» de 49 empresa ubicado en el Centro de Tecnologías Ferroviarias (CTF) de Adif en el Parque Tecnológico de Andalucía en Málaga, que trata de crear rutas inteligentes y sistemas energéticos más eficientes con una inversión de 77 millones de euros en tres años. Las intenciones de la compañía americana de instalarse en España se conocieron el pasado mayo en la presentación de esta unión empresarial. El entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, confirmó se estaba negociando para que el tren supersónico de Virgin tuviera su banco de pruebas en Málaga.

Desde entonces la idea se convirtió en sueño. Hasta que se ha podido hacer realidad un protocolo que permita la llegada a Andalucía de Virgin Hyperlood. Las investigaciones, que se están llevando a cabo, tratan de cambiar la forma de viajar mediante la mejora de los flujos de carga. Se buscan sistemas logísticos que aporten grandes beneficios socioeconómicos, conectando ciudades alejadas en viajes que cambian horas por minutos.

Se persigue una fórmula para crear un vehículo que acelera gradualmente por propulsión eléctrica, dentro de túneles de tubos a baja presión con una propulsión de aire comprimido. Los vehículos flotan con levitación magnética y se deslizan a velocidades similares a las del avión, debido a la resistencia aerodinámica ultrabaja. Reducir la fricción es una de las metas para subir la velocidad de este tren. Los viajeros irán sentados en unas cápsulas especiales. La capacidad de estos «vagones» es de entre 30 y 40 personas.

El científico ruso Boris Weinberg fue el primero que soñó con este tipo de transporte a principios del siglo XX en la Universidad de Tomsk, el primer centro de estas características en Siberia. Diseñó un sistema de propulsión por levitación magnética dentro de tubos a través de cápsulas individuales, evitando la fricción para alcanzar grandes velocidades. En 2013, el fundador de Tesla, Elon Musk, recuperó aquel proyecto y lo hizo público con la intención de ponerlo en marcha.

Fase inicial

Musk publicó un manual en código abierto con sus ideas a través de la empresa SpaceX. Trataba de arrancar un debate entre empresas sobre estos desarrollos tecnológicos. A partir de entonces, Richard Branson, dueño de Virgin, propietaria también de los viajes espaciales, se interesó por el tren del futuro y decidió apostar por su construcción. Musk desechó la idea de construirlo y Virgin tomó la iniciativa. El tren supersónico que se va a seguir desarrollando en Málaga se encuentra en una fase muy inicial. Las últimas pruebas conocidas se produjeron en Estado Unidos. En el desierto el Hyperloop One rozó los 400 kilómetros por hora, lejos todavía de la velocidad que se pretende alcanzar desde el centro de Antequera.

No es el único transporte de estas características que se está desarrollando en el mundo. La española Zaleros fue la ganadora de la propuesta de SpaceX en 2016, pero hay más intentos de desarrollo. La canadiense Transpod anunciaron el desarrollo de un tren ultrarrápido en Francia para unir Ámsterdam y París en 30 minutos. En China se creó la Hyperloop Transportation Technologies (HTT) en Tongren para crear un recorrido de 10 kilómetros con estas velocidades. La propia Virgin apuesta por crear líneas para unir Bratislava en Eslovaquia con Budapest en Hungría en 10 minutos o el ET3, que uniría Cincinnati en Estados Unidos y el Taj Mahal en India en menos de tres horas y con un pasaje de 50 dólares.