Imagen del encuentro de los coches eléctricos
Imagen del encuentro de los coches eléctricos - RAÚL DOBLADO
II ENCUENTRO ECOMUEVE

El futuro del transporte se mueve en un coche eléctrico y sostenible

Se trata de un nicho de mercado con mucho recorrido e incógnitas aún por despejar

SEVILLAActualizado:

El Tribunal de lo Contencioso-Administrativo de Alemania acaba de sentenciar que las ciudades pueden prohibir la circulación de los coches diésel más contaminantes a fin de reducir la contaminación, especialmente la urbana. La ciudad de Roma, por su parte, ha anunciado que este tipo de vehículos no rodarán por sus calles pasado el año 2024. Europa ha comenzado pues a tomar medidas concretas para fomentar el uso del automóvil más ecológico y sostenible, un modelo donde el eléctrico brilla con luz propia, aunque no sea el único.

Este asunto fue debatido ayer en la Casa de ABC de Sevilla en el transcurso de la mesa redonda «Movilidad del futuro», donde representantes de las principales marcas de automoción se dieron cita. Un acto organizado por ABC y el Ayuntamiento de Sevilla, patrocinado por Endesa y la colaboración de Flebi, el fabricante de bicicletas eléctricas y plegables.

El parque móvil español está compuesto por 25 millones de unidades con 11 años de media

Unos y otros explicaron los beneficios (y asignaturas pendientes) que tiene el vehículo eléctrico. En este sentido, Rafael Sánchez Durán, director de Relaciones Institucionales de Endesa en Andalucía y Extremadura, recordó la conveniencia de pasar del «modelo de combustión al eléctrico debido a que el primero tenderá a reducirse por la regulación de las administraciones públicas». Recordó que el parque móvil español, compuesto por 25 millones de unidades, tiene una antigüedad media de 11 años y que según los estudios que obran en su poder, la evolución del coche eléctrico en nuestro país alcanzará los cuatro millones de unidades en 2030, tendencia que ira en aumento hasta alcanzar el 50% del total en 2050.

Para Mario Cortés, teniente de alcalde de Innovación del Ayuntamiento de Málaga, explicó que todos los vehículos que compra ya el Consistorio malagueño «son eléctricos. Se debe apostar por este modelo aportando medidas favorecedoras –como el aparcamiento gratuito– para que cada vez más usuarios se sumen».

Y es que uno de los puntos donde más se incidió fue en que el coche eléctrico es aún de uso muy minoritario. Va dirigido a una clase media-alta que dispone de su propio cargador de batería en su domicilio o en su punto de trabajo, puesto que son cada vez más las empresas que optan por ellos, caso de Endesa.

También será cada vez más frecuentes verlos en los transportes urbanos y vehículos municipales (los de recogida de residuos, por ejemplo), «dado que las ordenanzas locales prohibirán la movilidad de vehículos de combustión fósil», reflexionó José María López, director de Insia, Instituto de Investigación del Automóvil.

A su juicio, habría que ir también hacia soluciones híbridas, dado que las actuales baterías de los eléctricos «pesan mucho y su recarga es lenta», una opinión que compartieron los componentes de la mesa, que también resaltaron que todos los que prueban y conducen un coche eléctrico no están dispuestos a volver al tradicional.

Infraestructuras básicas

También se mostraron de acuerdo los ponentes en la falta de infraestructuras básicas donde recargar las citadas baterías, cuya autonomía no pasa hoy de los 300 kilómetros. «Es como si en los inicios de coche de combustión no hubiera gasolineras», argumentaron a modo de ejemplo. Actualmente el negocio de gestor de cargas no es rentable, por lo que las empresas lo rechazan. Y si no hay puntos de recarga, el usuario se frena a la hora de comprar el coche. Un círculo que, a juicio de los presentes, deben solventar las Administraciones.

Desde la DGT se incidió en la puesta en marcha de etiquetas que clasifican la eficiencia energética, tal y como recordó la jefe de Tráfico de Sevilla, Ana Luz Jiménez, quién añadió que las Administraciones «deben de ser flexibles a las nuevas demandas de los ciudadanos» que pasan por la conectividad, el uso del móvil, es decir, el manejo de las nuevas tecnologías «de forma segura y eficiente». Señaló asimismo que en España es legal «probar coches autónomos, (sin conductor) que son también sostenibles, e incluyentes desde el punto de vista social, especialmente para los mayores».

A lo largo del encuentro se destacó los beneficios del coche eléctrico pero también se puso sobre la mesa la falta de información del potencial usuario. «Y esa falta de información es culpa de todos», argumentó Francisco Anes, responsable de Mobile & new media en IAB Spain. A su juicio, a la falta de información y oferta se suma la de puntos de recarga, alertando de que en algunos lugares son los propios usuarios los que se están organizando para tener «puntos comunes porque si la Administración no soluciona estos problemas, tomará la iniciativa el usuario».