Cultivo de naranjas
Cultivo de naranjas - ABC
Agricultura

Crisis en los cítricos en Andalucía: dudas sobre la eficacia de las OPFH al no poder evitar la caída de precios

Los agricultores lamentan que pertenecer a una Organización de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH) sólo implica burocracia, pero no asegura cobrar más

SevillaActualizado:

La «pésima» campaña actual de comercialización de los cítricos, con precios en origen por debajo de los costes de producción, ha llevado a Asaja Andalucía, a Asociafruit y a Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía a organizar un foro citrícola que ha reunido a productores con representantes de la Administración regional y central. La cita ha tenido lugar en Lora del Río, municipio de la Vega del Guadalquivir que aglutina 3.400 hectáreas dedicadas a este cultivo y una producción que supera los 120 millones de kilos.

En este encuentro, al que han asistido más de trescientos citricultores de todas las comarcas productoras de Andalucía, se ha abordado la amenaza de las enfermedades emergentes (HLB o greening de los cítricos), se ha explicado la labor de los Estados y de la Unión Europea ante las enfermedades y plagas en el sector, se ha contado el Plan Andaluz de Vigilancia Fitosanitaria en cítricos, y se ha realizado un diagnóstico del sector citrícola en España.

Como punto fuerte, el Foro ha contado con una mesa redonda que ha servido para intercambiar impresiones entre la Administración y los citricultores, con el foco puesto en los bajos precios que están recibiendo los agricultores por sus naranjas.

Aunque las causas que han propiciado la actual crisis en el sector son diversas y complejas (desequilibrio entre oferta y demanda, la presencia de mandarina de terceros países en los supermercados europeos, el bajo calibre en algunas zonas de producción, la ausencia del frío que es fundamental para incentivar el consumo en el centro y el norte de Europa o las protestas en Francia de los llamados «chalecos amarillos» colapsando los camiones en autopistas y carreteras nacionales), con frecuencia se ha señalado como determinante la falta de estructuración del sector.

Así, mientras que desde el Ministerio de Agricultura y desde Cooperativas Agroalimentarias se ha subrayado «la necesidad de integrar al sector de los cítricos a través de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH) y de cooperativas para ser fuerte ante la gran distribución», desde Asociafruit se ha cuestionado la eficacia de las OPFH, especialmente en productos frescos como la naranja, «por su excesiva burocracia y por no ser una herramienta lo suficientemente útil para evitar el problema de los bajos precios». «Comprendo que los agricultores no se sumen a una OPFH, pues hay que ver la de problemas que pone la Administración para ser Organización de Productores», ha subrayado el presidente, Enrique Pérez.

Desde Asaja Andalucía, Benjamín Faulí, responsable de Frutas y Hortalizas en la patronal agraria, ha señalado que «algo falla a nivel de la Administración cuando las Organizaciones de Productores en el sector son las mismas que había hace décadas».

Andalucía no puede presumir de un rápido crecimiento en OPFH, y menos aún en el caso de los cítricos. De hecho, la comunidad cuenta con un total de 99 organizaciones de productores, 44 de ellas tienen forma jurídica de SAT (Sociedad Agrícola de Transformación), 52 son cooperativas y 3 son sociedad limitada. No obstante, por sectores, sólo existen cuatro OPFH específicas de los cítricos, 58 son de frutas y hortalizas y 26 de frutas.

Interprofesional Intercitrus

El presidente de Asociafruit, Enrique Pérez, ha insistido en que «la concentración de la oferta a través de Organizaciones de Productores no garantiza al agricultor cobrar más por su naranja. Las OP no pueden subir precios. Los precios los sube el aumento del consumo y la demanda, y eso puede llegar a través del trabajo de la Interprofesional Intercitrus».

Los participantes en la mesa redonda, de forma unánime, se han mostrado partidarios de trabajar «en una interprofesional nacional, que potencie campañas de promoción para incrementar el consumo interno y para dotar de mayor información a los citricultores, independientemente de su origen, con el objetivo de abordar de forma estratégica la campaña de comercialización desde sus inicios».

Una Interprofesional «que aplique la Extensión de Norma, y que huya de localismos sin sentido, con sede en Madrid». Y es que, según ha añadido Ricardo Serra, presidente de Asaja Andalucía «para que sea creíble, Intercitrus no puede estar en Valencia, sino en Madrid, pues hay cítricos en la Comunidad Valenciana pero también los hay en Andalucía y en Murcia».

Esta idea la apoya también la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía, ya que tal y como ha declarado el secretario general de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Vicente Pérez, «la consejera Carmen Crespo está dispuesta a ayudar, incluso económicamente si hace falta, para que la Interprofesional del sector citrícola comience a funcionar».

Desde la mesa redonda se ha planteado la necesidad de contar con mecanismos adicionales para abordar grandes crisis, si bien, desde la Administración se ha advertido de «la necesaria colaboración de los productores», para evitar en la medida de lo posible, «llegar a situaciones como la actual».