Gerardo Pérez Giménez, presidente de la patronal de concesionarios de coches Faconauto
Gerardo Pérez Giménez, presidente de la patronal de concesionarios de coches Faconauto - Juan Flores
Entrevista a Gerardo Pérez

«Los concesionarios familiares andaluces deben profesionalizarse»

Gerardo Pérez, empresario jiennense de 48 años, preside desde hace un año la patronal nacional Faconauto

SevillaActualizado:

Gerardo Pérez Giménez es presidente de Grupo Japemasa y de Pérez Marín Motor, que cuentan con nueve instalaciones de distribución de vehículos de las marcas Renault y Ford en las provincias de Jaén y Granada. Esta semana ha participado en Sevilla en un encuentro sectorial como máximo representante empresarial del sector de los concesionarios, en plena polémica desatada por las declaraciones de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, sobre la inminente «muerte» del diésel.

—He leído declaraciones suyas de hace unas semanas positivas sobre la actitud del nuevo Gobierno con las empresas que representa.

—Es correcto. La primera impresión que tuvimos en los contactos con ellos era de cercanía. Percibimos un interés por poner en valor la distribución de coches en España, cosa que no siempre ha ocurrido. A partir de ahí se han venido sucediendo una serie de medidas o de ideas que, en algunos casos, son ocurrencias como esta última del diésel. Lo mismo que dijimos en su momento que los concesionarios se sentían cercanos al nuevo Gobierno, hoy tenemos que decir que las declaraciones de la ministra son muy desafortunadas en una responsable política de la cual dependerá en una buena parte el futuro de la movilidad en España. Estamos seguros de que en los ministerios de Industria y Hacienda pensarán otra cosa muy diferente. Lo que debe hacer el Ministerio es escuchar a los actores implicados porque a ese cambio de movilidad debemos ir todos de la mano.

—Desde su óptica andaluza, ¿cómo ve la evolución del sector regional?

—Yo creo que el sector empresarial andaluz tiene que virar de la empresa familiar a la empresa familiar profesionalizada. Hoy en día, con los retos que tienen todos los sectores a nivel nacional como internacional, pensamos que puede seguir habiendo un accionariado familiar, pero se tiene que tornar a una estructura absolutamente profesional. En el automóvil está ocurriendo además una concentración. El concesionario que antes vendía 500 coches ahora no está y hay otro en su lugar que vende 5.000 porque se han ido concentrando las empresas. Donde antes había 6.000 concesionarios ahora hay 2.000, con unas estructuras muchísimo más profesionales para dar solución a los retos de la digitalización, de las nuevas formas de movilidad, de como comunicarse con el nuevo cliente. Todo eso hace que la empresa andaluza tenga que ser mucho más profesional, mucho más grande y más internacionalizada.

—¿No ha hecho toda la reconversión necesaria?

—El sector está normalizado, pero va a seguir el proceso de concentración bien por compra, bien por fusiones. Es decir, un concesionario que hoy venda 500 coches al año debería tener en su punto de mira fusionarse o asociarse con una empresa más grande, para poder tener economías de escala que le permitan afrontar los nuevos retos. O bien podría tener en mente vender o que el fabricante incluso promueva una concentración entre concesionarios, porque hoy en día la competitividad viene por el volumen y el volumen está en los grandes grupos.

—¿Cual es la perspectiva del mercado?

—La situación de las redes de concesionarios en España y Andalucía es buena. Tenemos unos mercados robustos, que este año van a superar unas ventas de 1,4 millones de turismos y furgonetas. Pensamos que en 2018 vamos a seguir creciendo un dígito y nos acercaremos a 1,5 millones de coches. Sí es cierto que hay muchas incertidumbres en dos apartados: en cuanto a los motores de propulsión, es decir, sobre qué propulsión se va utilizar en el futuro, y ahí está el debate del diésel; y por otro lado, sobre los canales de comercialización y el papel de internet en el futuro del automóvil

—¿Progresan los coches propulsados por energías alternativas?

—Van progresando poco a poco porque necesitan de un factor fundamental que es la autonomía. Cuando haya un auge tecnológico estos vehículos explotarán en ventas y el cliente los comprará. En eléctricos solo vendemos todavía el 5% de nuestro parque cada año.