Lo que debes cuidar para vender tu casa en verano

Muchos compradores aprovechan los días libres de vacaciones para buscar y visitar una vivienda, aunque la decisión final suelen tomarla en septiembre

MADRIDActualizado:

El verano ha empezado hace poco y casi todo el mundo está pensando en las vacaciones. Sin embargo, otros aprovecharán para poner su casa a punto y volcarla al mercado para venderla. La temporada estival es una buena época para este tipo de operaciones. Aunque muchos se van, otros tantos se quedan y aprovechan los días libres para visitar casas en venta, aunque es probable que no se tome la decisión final hasta septiembre. Pon en marcha estos consejos de pisos.com para vender tu casa mientras el sol apreta:

1. Cancela tus planes… o no: O te vas de vacaciones o te quedas cerca de la propiedad que quieres vender para atender a las visitas y cerrar la venta cuanto antes. Los potenciales compradores son imprevisibles, y debes tener claro que tienes que atenderles cuando les viene bien a ellos. Puede ser por la mañana, por la tarde, un día laborable o en fin de semana. Si no quieres renunciar a tu descanso estival, acude a una agencia inmobiliaria para que se encargue de la selección y de las visitas comerciales.

2. Que no entre el calor: Fuera hace un sol de justicia, pero dentro la temperatura debe ser agradable. No hay nada más incómodo para un interesado en comprar que recibir un golpe de calor nada más abrir la puerta. No se fijará en los detalles, no atenderá a las explicaciones. Estará deseando irse nada más empezar. Procura que las persianas y los toldos estén bajados. Acude diez minutos antes de la visita para abrir un poco las ventanas y ventilar lo mínimo para renovar el aire.

3. Sensación térmica confortable: El aire acondicionado debe estar encendido cuando se recibe a las visitas comerciales en un piso en venta, pero es esencial que no tenga lugar un choque térmico respecto al calor que hace fuera en la calle. Escoge una temperatura de confort para hacer el recorrido por la casa, y asegúrate con anterioridad de que el split no hace demasiado ruido y los filtros no huelen mal. Será perfecto si tienes lista una jarra de agua con hielo y limón o pepino.

4. Una terraza o jardín de lujo: La brisa nocturna veraniega es un aliciente en los pisos con terraza o en las casas con jardín, por eso deben estar cuidados. Aunque tu balcón sea pequeño, seguro que tiene el potencial necesario para convertirse en un rincón donde cenar en verano con una mesita, un par de sillas y algunos elementos decorativos. Si se trata de un chalet con piscina, esta debe estar lista para darse un chapuzón, y toda la vegetación de alrededor debe lucir estupenda.

5. Sin cartelería exterior: Por desgracia, el verano también es la época favorita de los amigos de lo ajeno para hacer su particular agosto. Si te vas de vacaciones pero has delegado la gestión de la venta en una agencia, procura que tengan la casa vigilada. Si te vas a encargar personalmente, lo más recomendable es que te pases por allí cada día para que se note que hay movimiento. Quita el cartel de ‘Se vende’ para no animar a los posibles cacos.