El miedo a una desaceleración económica impulsa a los inversores hacia la deuda pública
El miedo a una desaceleración económica impulsa a los inversores hacia la deuda pública - FOTOLIA

El Tesoro sigue financiándose a mínimos históricos y coloca 1.575 millones en letras a tres y nueve meses

Los inversores han solicitado 4.050 millones de euros de letras a nueve meses y les han sido asignados 1.025 millones con un rendimiento marginal del - 0,544%, mientras que ha adjudicado 550 millones en letras a tres meses

EFE
MadridActualizado:

El Tesoro Público ha adjudicado este martes 1.575 millones en letras a tres y nueve meses en una subasta que se ha saldado con un interés marginal mínimo histórico en el caso de los títulos a nueve meses al establecerlo en el - 0,544%.

Los inversores han solicitado 4.050 millones de euros de letras a nueve meses y les han sido asignados 1.025 millones con un rendimiento marginal del - 0,544%, de acuerdo con los datos del Tesoro. Este departamento había fijado el interés de estos títulos en el mínimo histórico del -0,471% en la anterior subasta de letras a nueve meses del pasado 16 de julio.

En cuanto a las letras a tres meses, el Tesoro ha adjudicado 550 millones de los 2.020 pedidos por los inversores, en tanto que su interés marginal se situó en el -0,527 %, similar al alcanzado a finales del año pasado.

La ratio de cobertura -relación entre la demanda y la oferta satisfecha y que señala el interés del mercado en la subasta- se ha situado en 3,95 veces en el caso de las letras a nueve meses y en 3,67 veces para las letras a tres meses. El Tesoro Público ha anunciado este lunes que tenía previsto emitir entre 1.000 y 2.000 millones de euros en estas emisiones.

Inversores: en busca de valores refugio

En este sentido, el analista de XTB Joaquín Robles, ha destacado la coincidencia en esta subasta de «dos nuevos mínimos históricos». En opinión de este analista «el Estado está aprovechando estas fechas para financiarse a los tipos más bajos de su historia».

Todo ello, en un contexto, en que «el miedo a una nueva desaceleración económica, unida a la posibilidad de que el BCE implante nuevas medidas de estímulo está generando un mayor flujo de capital en la renta fija». En este sentido, ha recordado que el BCE estaría planteándose la posibilidad de reducir los tipos de interés hasta el -0.1%, así como una nueva ronda de compra de activos.

Robles ha añadido que, aunque la política de tipos bajos favorece que España se endeuda a costes más bajos, «esta situación no responde a la buena evolución de la economía española» y que son los continuos estímulos monetarios del BCE junto a la posible desaceleración la que empueja a los inversores institucionales hacia la deuda pública y otros activos refugio.