La operadora española anunció ayer la venta de tres filiales a Millicom por unos 1.455 millones, con lo que completa la desinversión en Centroamérica
La operadora española anunció ayer la venta de tres filiales a Millicom por unos 1.455 millones, con lo que completa la desinversión en Centroamérica - REUTERS

Telefónica gana 3.331 millones, un 6,4% más, tras volver a crecer en España

La teleco redujo su deuda en 2018 en 2.445 millones de euros y la venta de sus negocios en Centroamérica la recortará en 1.400 adicionales

MadridActualizado:

Telefónica cerró 2018 con beneficios crecientes. La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete ganó el año pasado 3.331 millones de euros, un 6,4% más, a pesar de que sus ingresos sufrieron una caída de ese mismo porcentaje (6,4%), a 48.693 millones, debido al impacto negativo en las cuentas de la depreciación de buena parta de las divisas en que opera y la hiperinflación en Argentina. La teleco compensó eso con la reducción de costes y la recuperación de las ventas en España, donde la facturación anual del grupo creció por primera vez en al menos una década.

La apuesta por los derechos televisivos del fútbol y la renovación de la oferta "Fusión" ha permitido a Telefónica España crecer en la comercialización de paquetes de productos de valor medio-alto y, por tanto, con una facturación por cliente más elevada. Así, la compañía creció en España un 22% en clientes netos de fibra óptica, un 33% en los de contrato de teléfono móvil y un 28% en los de televisión de pago. Esto ha permitido a Movistar elevar un 2,5%, a 88,2 euros al mes, el ingreso medio por usuario ("arpu", por sus siglas en inglés), a pesar del lanzamiento de O2, que tiene una facturación media por cliente menor pero que también contribuyó a elevar la base de clientes con oferta convergente.

Con todo, Telefónica facturó en España en el conjunto de 2018 un total de 12.706 millones de euros, un 0,4% más, que supone el primer incremento interanual de los ingresos de la compañía en el país en al menos diez años. Esto, el recorte de los costes de personal y una reducción del 5,1% en la inversión en redes 4G y fibra permitió a la compañía compañía compensar el mayor gasto en contenidos audiovisuales, al alza sobre todo por el coste de los derechos del fútbol.

El negocio en España contribuyó a amortiguar la caída del 6,4% de los ingresos totales del grupo, que se vieron afectados por la depreciación de algunas de las divisas en que opera, como el real en Brasil, segundo mercado de la teleco tras España. Allí, y a pesar del buen pulso comercial, la facturación de Telefónica cayó un 15,8%, a 10.126 millones, aunque mejora su resultado en el país un 2,9% gracias a la reducción de costes. En cambio, la depreciación de la libra no empaña las cuentas del grupo en Reino Unido, donde su filial O2 facturó un 3,8% más y el resultado de la compañía mejoró un 13,8%.

En el plano financiero, Telefónica ha logrado cerrar otro ejercicio con una notable reducción de su abultado volumen de deuda. En concreto, y gracias sobre todo a la generación de caja libre, la teleco redujo su deuda financiera en el ejercicio en 2.445 millones, hasta los 41.785 millones. A ello hay que sumar, aunque no computan en las cuentas de 2018, que en estos dos primeros meses de 2019 ha podido reducirla en aproximadamente 1.400 millones más con la venta de todas sus filiales en Centroamérica, proceso que ha culminado esta misma semana.