El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete - EFE

Telefónica gana un 32% más y reduce deuda en más de 4.300 millones

La teleco refuerza el acuerdo de alquiler de su red de fibra a Orange

MADRIDActualizado:

El buen pulso comercial ha permitido a Telefónica cerrar 2017 con unas ganancias claramente al alza. La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete obtuvo en 2017 un beneficio neto de 3.132 millones de euros, un 32,2% más que en el ejercicio anterior, a pesar del efecto negativo del tipo de cambio en algunos de los países en que opera y de los menores ingresos en concepto de "roaming", impactos que el grupo ha compensado con las plusvalías por ventas de activos como Telxius y los menores gastos de reestructuración de plantilla, que sumaron casi 1.300 millones en 2016 y apenas 220 el pasado año.

La evolución negativa del bolívar venezolano, el peso argentino y sobre todo la libra esterlina hicieron que los ingresos de la compañía cerrasen casi en plano el ejercicio, con un ligero retroceso del 0,1%, hasta los 52.008 millones. Sin ese efecto de las divisas hubiesen crecido un 3,4%, gracias principalemente a los ingresos por datos móviles (+16,5%). El primero operador de telecomunicaciones del país ya ha anunciado que para este año su meta es que su facturación crezca un 1%, a pesar de que el fin regulatorio del cobro por el servicio de llamadas en el extranjero ("roaming") le resta casi un punto porcentual de negocio, según ha informado este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Ese resultado es fruto de la positiva evolución comercial de la "teleco" en los servicios de mayor valor y por tanto más caros. Por ejemplo, Telefónica creció un 2,2% en número de clientes de televisión de pago, hasta los 8,4 millones de usuarios; un 4,6% en contratos de telefonía móvil, a 115,9 millones de clientes; y un 20% en el número de accesos a internet por fira óptica, hasta los 10,9 millones de accesos. En todo caso, y debido fundamentalmente a la pérdida de clientes mayoristas y de prepago en móvil, el grupo pierde en conjunto un 1,9% de clientes, hasta los 343,5 millones de accesos.

En ese sentido, Movistar Fusión, producto estrella de la compañía en España, ha alcanzado ya los 20,3 millones de clientes, nuevo récord tras aumentar la contratación un 10% durante el pasado ejercicio. En nuestro país, que supone el principal mercado de la operadora por ingresos al representar el 24,3% del total, la compañía incrementó un 14% el número de accesos de fibra y un 5% los de televisión, y en el último trimestre del año ganó 157.000 clientes netos de teléfono móvil pese a la feroz competencia de Masmóvil. A pesar de ello y de los incrementos de tarifas, la facturación de Telefónica España se redujo un 1,3%, a 12.653 millones de euros.

Donde los ingresos de la "teleco" crecen con fuerza (+8,4%) es en Brasil, su segundo mercado, en gran parte eso sí por el efecto positiva de la divisas, justo lo contrario de Reino Unido, donde la depreciación de la libra a raíz del Brexit así como la caída de los accesos móviles lastran un 4,7% la facturación de la compañía. Los ingresos de Telefónica caen también en Alemania (-2,8%) y en Iberoamérica (-0,2%).

"Hemos obtenido unos sólidos resultados, hemos cumplido con los objetivos fijados para el año, que fueron revisados al alza a mitad de ejercicio", ha defendido Álvarez-Pallete, quien dijo que a compañía mantiene sus líneas estratégicas para 2018. Una de ellas, seguir reduciendo el endeudamiento del grupo. Telefónica redujo su deuda financiera en el conjunto de 2017 en 4.365 millones de euros, hasta los 44.230, gracias a la generación de caja (1.721 millones), la venta del 40% de su filial de infraestructuras, Telxius (1.275 millones), la emisión de títulos de capital (915 millones) y la depreciación de las divisas (125 millones), entre otras cuestiones. Así las cosas, la dirección de la compañía ha anunciado un dividendo para 2018 de 0,40 euros por acción en efectivo, el mismo que el ejercicio anterior.

Acuerdo con Orange

El grupo de telecomunicaciones ha acelerado durante 2017 el despliegue de fibra óptica, alcanzando los 44,4 millones de unidades inmobilarias pasadas con su propia red, un 13% más que en 2016. Ayer mismo, Telefónica y Orange anunciaron un acuerdo de compartición de esta infraestructura por el cual la "teleco" francesa alquilará la fibra de Telefónica en aquellas localidades donde la española no tiene una obligación de abrir su red a la competencia. Este pacto comercial, similar al que ya tiene Telefónica con Vodafone, sirve para reforzar el que habían firmado en 2016. Orange ratificó ayer su compromiso de alcanzar este año los 14 millones de hogares pasados y los 16 millones en 2020.