Fernando Restoy, exvicepresidente de la CNMV y exsubgobernador del Banco de España
Fernando Restoy, exvicepresidente de la CNMV y exsubgobernador del Banco de España - JAIME GARCÍA

Restoy sostiene que el precio de salida a Bolsa de Bankia estaba acorde con el mercado

El exvicepresidente de la CNMV añade que no había ninguna obligación de reconocer en las cuentas de BFA de 2011 las implicaciones del precio de salida a Bolsa y que este era «adecuado» al mercado

MadridActualizado:

El exvicepresidente de la CNMV Fernando Restoy ha afirmado que los peritos del juicio por la salida a Bolsa de Bankia cometieron «inexactitudes y deficiencias» en sus informes, al no contabilizar adecuadamente los deterioros y las provisiones de la entidad, y por no existir obligación de reconocer de forma inmediata en las cuentas de BFA de 2011 las consecuencias del precio de la salida a Bolsa de la entidad, que contó con un importante descuento respecto a su valor en libros.

Así lo ha indicado Restoy durante su declaración en calidad de testigo por petición de la acusación popular Confederación Intersindical de Crédito (CIC) en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), que se ha realizado por videoconferencia desde Suiza.

Según ha explicado, no había ninguna obligación para reconocer en las cuentas de BFA de 2011 las implicaciones del precio de salida a Bolsa de Bankia, que contaba con un descuento del 75% respecto a su valor en libros pero que era «adecuado» debido a las condiciones del mercado.

En su opinión, aunque se hubiera tenido en cuenta el precio de la salida a Bolsa a la hora de formular los estados contables de BFA para evaluar un posible deterioro de su participación en Bankia y ajustarla a la baja, «ni en ese caso BFA pasaría a estar en una situación de patrimonio contable negativo ni entraría en causa de disolución».

Sin consecuencias para los inversores

Además, ha asegurado que, aunque hubiera habido un impacto que hubiera colocado a BFA en una situación de patrimonio contable negativo, los inversores de Bankia no se habrían visto afectados, ya que en ese momento la deuda que BFA tenía contraída con el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) suponía la existencia de un mecanismo automático de restauración de su solidez contable y patrimonial.

«Sin repercutir en BFA ni en los inversores de Bankia, con el matiz de que el accionista principal de BFA y Bankia hubiera sido el FROB, se hubiera anticipado la nacionalización de BFA. Esto podía haber tenido repercusión en la gobernanza del grupo, pero no para los inversores», ha sostenido Restoy.

En esta línea, el FROB presentó un escrito de alegaciones el 5 de marzo de 2015 en el que cuestionó algunas afirmaciones de los peritos judiciales Antonio Busquets y Jesús Sánchez y la «inadecuada» contabilización de deterioros y provisiones de la entidad en el momento de salida a Bolsa.

En ese momento, Restoy era presidente de la comisión rectora del FROB, aunque la formulación de alegaciones se decidió por unanimidad de los miembros a raíz de las dudas que suscitaban los informes periciales y las repercusiones patrimoniales que podían tener para el propio organismo por ser accionista único de BFA y accionista principal de Bankia.