Rodrigo Rato, expresidente de Bankia - EFE | Vídeo: ATLAS

Rato asegura que el Gobierno le presionó para aumentar las provisiones «sin base legal alguna»

El expresidente de Bankia y exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, asegura que el ya expresidente de BBVA le pidió en mayo de 2012 que dimitiera como presidente de Bankia

MadridActualizado:

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato ha denunciado este lunes que sufrió presiones por parte del Gobierno para que aumentara los saneamientos «sin base legal alguna y sin la cobertura de las normas contables del Banco de España».

A preguntas del fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, Rato ha relatado que el Gobierno le instó, «en una reunión en la que estaban presentes tres competidores», a que elevara de 7.000 hasta cerca de 15.000 millones de euros los saneamientos. Esta solicitud, «que no había sido hecha por el Banco de España», no respondía tampoco a un cambio en el «entorno», y se le planteó en el transcurso de una cena celebrada el 15 de abril.

Sobre este punto, Rato ha asegurado desconocer «qué se les pedía a otras entidades, pero en las cenas conmigo se traen a 'otros' para que nos digan las cifras», una muestra del «nerviosismo y pánico» de las autoridades y de las «presiones políticas» a las que tuvo que hacer frente.

Como consecuencia de ello, se elaboró una «situación macroeconómica caótica» y se diseñó un posible aumento de provisiones. Pero «lo elaboramos a petición del Ministerio de Economía, no del Banco de España», ya que el regulador «no me propone nada, es el Ministerio», ha reiterado.

Petición de dimisión

«El presidente de BBVA me pidió que dimitiera el 6 de mayo -de 2012- en las oficinas del Ministerio de Economía en el Paseo de la Castellana», ha indicado el también exvicepresidente económico del Gobierno en su cuarta sesión de interrogatorio por parte de la Fiscalía Anticorrupción en el marco del juicio por la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011.

Este hecho se enmarca en el momento en que los tres principales banqueros españoles del momento, Emilio Botín (Banco Santander), Francisco González (BBVA) e Isidro Fainé (CaixaBank) mantuvieron una reunión con el entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, sobre la crisis de Bankia entre los días 4 y 6 de mayo.

Poco después de que González le pidiera su dimisión lo haría Guindos en calidad de ministro: «Estuve de acuerdo con lo que me había pedido el ministro, ya que pensé en el interés de los accionistas. Si yo era un problema no tenía inconveniente en marcharme», ha dicho.