ADOBESTOCK

¿Con que productos llenamos la cesta de la compra en 2018? Más envasados, huevos y pescado congelado

«Los consumidores compraron un poco menos por mucho más, cuando hace un año compraban más por más», según un estudio de Nielsen

Actualizado:

Los españoles llenaron algo menos la cesta de la compra el año pasado. Así, la demanda de de productos de gran consumo bajó un 0,7% en 2018 a pesar de que mantuvo una tasa de crecimiento dinámica del 2,6%, según la «Radiografía del gran consumo en España 2018» de Nielsen. Estas compras estuvieron marcadas por un contexto de subida de precios (+3,4%) y por ello, en el mencionado estudio se concluye que «los consumidores compraron un poco menos por mucho más, cuando hace un año compraban más por más».

Dentro de la cesta de la compra primaron los productos envasados y procesados -con un 66% de peso- frente a los frescos, con un porcentaje del 34% y una caída del -2,1% en volumen respecto al año pasado. Entre los alimentos frescos, los españoles optaron por llenarla de más carne y huevos, pero menos pescado, pan, fruta y verdura. Del informe también se extrae que la cesta de frescos se encareció un 4,8% y que esta fue una de las razones por las que bajó su consumo. Las subidas en precios más importantes fueron en frutas (+9,3%) y en huevos (+7,6%) , aunque su consumo aumentó un 2%, manteniéndose como la proteína «más barata» y demandada, en palabras del responsable de Nuevos Mercados de Nielsen, Ricardo Alcón. Además, los españoles se decantaron más por el pescado congelado por ser «más económico y fácil de preparar»; unas opciones que apenas existen con la carne, «donde no hay trasvase a opciones más baratas», según el análisis de Nielsen.

Entre las tendencias en boga en frutas y verduras, el año pasado destacaron «el foco en lo local y la agricultura ecológica». También se registró una mayor oferta de fruta tropical y variedades exóticas así como una subida en la adquisición de frutas y verduras listas para consumir.

Por otro lado, los españoles «bebimos menos, pero mejor», según palabras de Alcón. El consumo de bebidas cayó un 1,7% por una climatología adversa con la cuarta primavera más fría en lo que llevamos de siglo y la más lluviosa desde 1965. Por su parte, el mes de junio también fue un 61% más lluvioso que la media habitual. A pesar de ello, se registró una subida de la facturación de cervezas y vino con un aumento del gasto del 2,1% de estos productos en hostelería.

En cuanto a presupuesto, los consumidores se decantaron por dos tendencias aparentemente opuestas: el control del gasto con una apuesta por la marca de distribución y las promociones y, a la vez, la elección de productos en base a otros tres factores: salud, conveniencia y el capricho o moda. En esta línea, aumentó el consumo de leche sin lactosa, de aperitivos saludables como las nueces o pistachos o de aceite de oliva virgen extra. Dentro de los productos de conveniencia con los que buscamos que la vida sea más fácil encontramos las ensaladas preparadas, café monodosis, sushi refrigerado o caldos preparados. Finalmente, cuando los españoles buscan darse un capricho al llegar a casa del trabajo o durante el fin de semana, eligen productos como el chocolate negro, el yogur griego, las patatas fritas de sabores o las cervezas de gama premium.