Los precios de la cesta de la compra se dispararon un 3,4% en 2018
Los precios de la cesta de la compra se dispararon un 3,4% en 2018 - ABC
COMPRAMOS MENOS A MAYOR PRECIO

El volumen de la cesta de la compra cae por primera vez desde la recuperación económica

Las razones de este retroceso en la demanda (-o,7%) se deben a la notable subida de los precios (+3,4% y al estancamiento de los nacimientos, según un informe de Nielsen

Actualizado:

Los españoles llenaron la cesta de la compra con un 0,7% menos de productos de gran consumo el año pasado. Esta cifra supuso el primer descenso de la demanda en este sector desde la recuperación en 2015 tras años de crisis en nuestro país. Pese a esta desaceleración, este mercado subió un 2,6%, hasta los 82.000 millones de euros, y se mantuvo «entre los que más crecen en Europa». La caída «moderada» en la cesta de la compra afectó principalmente a los frescos -con una bajada del -2,1%- frente a la de los envasados, cuyo crecimiento permaneció plano (o%), tal y como se extrae de la Radiografía del gran consumo en España 2018 de Nielsen presentado este jueves en Madrid. Las razones de este retroceso en la demanda de gran consumo se deben a la notable subida de los precios (un 3,4% en total), a que los consumidores decidieron diversificar el gasto en otras partidas y al estancamiento de los nacimientos, según el análisis de de la consultora.

«La frescura tiene un precio», explica el responsable de Nuevos Mercados de Nielsen, Ricardo Alcón, quien revela que los alimentos frescos se encarecieron un 4,8% el año pasado frente a una menor subida de los envasados, con un alza del 2,7%. Dentro de los frescos, la mayor subida de precios fue para las frutas (+9,3%), los huevos (+7,6%), la carne (+3,1%) y el pescado (+3,6%). Al mismo tiempo, los españoles consumieron menos pescado fresco y optaron más por el congelado por ser «más económico y fácil de preparar»; unas opciones que apenas existen con la carne, «donde no hay trasvase a opciones más baratas», según se desprende del informe.

Dentro de la cesta de envasados, la única partida que registró una caída fue la de las bebidas (-1,7%), un descenso que en Nielsen achacan a la meteorología tras una primavera fría y un comienzo de verano más lluvioso de lo habitual. Sin embargo, «a pesar de beber menos, bebimos mejor» con un caída en el consumo del vino del 4,4% a un precio un 11,1% más caro y con una apuesta clara por vinos de Denominación de Origen.

Por otro lado, los españoles tienden más a adquirir productos innovadores, de moda o de una mejor calidad. Sin embargo, la promoción condiciona la compra para un 75% (ocho puntos más que en 2012) con una nueva subida del peso de la marca blanca, que registró una cuota de mercado del 39,4% frente al 38,9% de un año antes. «De esa subida del 2,6% del gasto, apenas una tercera parte se debió al encarecimiento de los productos. El resto se explica por que el consumidor optó por un cambio de gama, por referencias con mayor valor añadido», añadió Alcón durante la presentación del estudio.

Pese a que un 42% de los encuestados declara tener «un presupuesto ajustado» y un 56% se esfuerza por comprar «al precio más bajo posible», el cliente español reserva unos euros para darse un capricho en productos como chocolate negro, patatas fritas de sabores o cervezas premium. «De la subida del 2,6% del gasto, apenas una tercera parte se debió al encarecimiento de los productos. El resto se explica por que el consumidor optó por un cambio de gama, por referencias con mayor valor añadido», aclara Alcón.