El precio medio del alquiler se disparó un 16,08% interanual en septiembre

Madrid fue la capital más cara para los inquilinos, con una renta media de 1.758 euros al mes, según un informe de pisos.com

Actualizado:

La vivienda en alquiler en España el pasado septiembre registró una superficie media de 115 metros cuadrados y una renta media mensual de 859 euros, según el informe trimestral de precios de alquiler elaborado por pisos.com. Esta cifra marcó un ascenso del 2,26% frente al mes de agosto y una subida del 5,92% respecto a junio. En comparación con el mismo mes del año anterior, los precios se dispararon un 16,08%. Las altas cuotas mensuales a abonar por este servicio complican el acceso a la vivienda ya que el precio medio se «come» más del 52% del salario medio español, situado en 1.639 euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos por Adecco. «Encontrar un piso que comprometa un porcentaje razonable de los ingresos mensuales se está convirtiendo en la excepción dentro de grandes urbes como Madrid o Barcelona», afirma Ferran Font, director de Estudios de pisos.com.

Los datos confirman que el fenómeno de los arrendamientos caros se da sobre todo en las grandes ciudades. Por capitales de provincia, Madrid fue la más cara con una renta media de 1.758 euros al mes. Le siguieron Barcelona (1.749 euros) y San Sebastián (1.513 euros). Por su parte, Teruel fue la más barata, con 385 euros de renta mensual. Otras capitales económicas fueron Ciudad Real (402 euros) y Cáceres (413 euros). «El encarecimiento de las rentas se debe al repunte de la demanda de personas que desean trabajar o estudiar en alguno de estos emplazamientos donde la oferta disponible no puede absorberla», explica Font.

La limitada oferta de casas disponibles en las grandes ciudades reside en la sequía de obra nueva «por el bloqueo de las licencias urbanísticas y la escasez de suelo finalista». Asimismo, el agotamiento del 'stock' de los inmuebles de segunda mano «traslada la demanda de compra a la de alquiler», según Font. A este fenómeno se añade «la presión que ha ejercido en barrios concretos el alquiler turístico, que resulta más rentable que el tradicional en ciertas plazas», puntualiza el director de estudios del portal inmobiliario.

Por su parte, César Hernández, director de Análisis de Mercados de Sociedad de Tasación, considera que los inmuebles turísticos influyen, pero no son la «causa directa» de que los precios estén por las nubes. «Un piso turístico que se encuentre al día en el cumplimiento de todas las condiciones legales necesita unos precios de alquiler más elevados que otro ocupado a largo plazo», razona Hernández. Para el portavoz de Sociedad de Tasación existen otras causas que explican el incremento de la demanda en el mercado del alquiler como son «los cambios en los modelos de familia»; «la introducción generalizada de cláusulas de movilidad territorial en los nuevos contratos laborales» y «las importantísimas dificultades para adquirir una vivienda en propiedad».

Madrid también es la provincia más cara

En la clasificación de provincias por renta, en septiembre de 2018 la primera posición fue para Madrid, con 1.501 euros al mes. Le siguieron Guipúzcoa (1.314 euros) y Barcelona (1.210 euros). En el lado opuesto, Teruel cerró la clasificación con 385 euros mensuales. Otras provincias económicas fueron Ciudad Real (402 euros) y Cáceres (413 euros). La provincia donde más se encareció en el tercer trimestre fue Pontevedra (10,68%), mientras que la que más se abarató fue Lugo (-9,56%). De un año a otro, la que más subió fue Madrid (20,56%), y la renta que más se ajustó fue la de Huelva (-10,30%).

En cuanto a capitales de provincia, Madrid fue la más cara para los inquilinos, con una renta media de 1.758 euros al mes. Le siguieron Barcelona (1.749 euros) y San Sebastián (1.513 euros). Por su parte, Teruel fue la más barata, con 385 euros de renta mensual. Otras capitales económicas fueron Ciudad Real (402 euros) y Cáceres (413 euros). Vitoria (13,02%) protagonizó la mayor subida trimestral, mientras que los retrocesos los lideró Tarragona (-18,56%). Interanualmente, encabezó el ranking de incrementos Cádiz (20,33%), situándose Córdoba (-15,07%) en el otro extremo de la tabla.

A pesar de la «tensión importante» producida en los precios, los expertos consultados no creen correcto hablar de «burbuja» porque «no es un activo que se financie como pasa con la compraventa, con la que sí se puede especular», aclara Ferran Font. No obstante, sí cree que las autoridades deberían intervenir para «suavizar la presión que vive el mercado del alquiler» mediante la creación de «bolsas de vivienda social y generando suelo finalista para que puedan construirse nuevos desarrollo residencial o tomando medidas que impulsen la salida al mercado de las viviendas vacías».