El sector servicios, en el que mayor parcialidad se da
El sector servicios, en el que mayor parcialidad se da - Mikel Ponce

Más de un millón de personas trabajan voluntariamente a tiempo parcial

El 6,1% del total de ocupados prefiere tener este tipo de contrato en lugar de contar con uno a jornada completa

Actualizado:

La parcialidad no equivale a empleo precario. Esta es una afirmación que a menudo no se comprende en el mercado laboral ya que se trata del contrato de trabajo que mejor permite compatibilizar la vida profesional con la persona.

Según un estudio de Asempleo, la tasa de parcialidad se situó en el segundo trimestre de 2016 en el 15,3% del total de ocupados. De entre los empleados a tiempo parcial, el 39,5% lo hace de manera voluntario, con lo que supone que el 6,1% del total de ocupados prefiere este tipo de contrato.

El empleo a tiempo completo se traduce en un mayor salario aunque, en el caso de la parcialidad, ésta permite también trabajar en dos empleos o como autónomo. Según Asempleo, la clave está en la voluntariedad, que va a depender de las características y condiciones personales de cada trabajador.

Así, los países europeos que cuentan con mayores tasas de parcialidad también tienen tasas de paro inferiores y son más productivos.

La temporalidad

La temporalidad es un factor importante para impulsar la parcialidad voluntaria. Además, el nivel de satisfacción entre los que tienen un contrato temporal a tiempo parcial es superior respecto a quienes cuentan con contrato indefinido a tiempo parcial.

La satisfacción de los trabajadores, por otro lado, se traduce también en una mayor productividad para la empresa. Se pierde menos tiempo en el trabajo.

Por sectores

La parcialidad voluntaria está mucho más representada en el sector servicios. Por contra, el sector donde menos peso tiene es la industria.

En pos de aumentar la productividad, desde Asempleo recomiendan tratar de incrementar la parcialidad voluntaria en todos los sectores económicos para intentar, además, igualar las cifras respecto a la media de la Unión Europea.

El perfil más frecuente

El perfil más frecuente se encuentra tanto entre los jóvenes y mujeres. El 18,7% y el 10,3% respectivamente escogen la parcialidad como contrato de trabajo.

En el primer caso porque les permite compaginar el empleo con los estudios mientras que en el segundo caso tiene que ver más con el cuidado de familiares, una tarea que a día de hoy sigue atribuida en general al género femenino.