OHL abre una investigación interna para determinar si se produjeron fallos en su sistema anticorrupción

La compañía ve 2019 como un año de transición y espera alcanzar un acuerdo con su exfilial Aleatica

MADRIDActualizado:

OHL ha abierto una investigación interna para determinar si se han producido «malas prácticas» dentro de la compañía. La constructora ha encargado a Baker Mckenzie una investigación forensic sobre cada uno de sus empleados, tanto los que siguen en la multinacional como los que ocuparon puestos de relevancia en ella en el pasado.

La decisión se produce después de que, como adelantó ABC, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil haya entregado un informe al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón en el que se señala a once políticos y altos cargos de distintas administraciones como presuntos perceptores de comisiones ilegales de la constructora. En concreto, estas investigaciones, producidas en el contexto de la trama del Canal de Isabel II, pieza separada del caso Lezo, apuntan a sobornos de 38,6 millones de euros producidos entre los años 2003 y 2014.

El presidente de la empresa, Juan Villar-Mir, ha defendido en la junta de accionistas producida este martes la «integridad» de la compañía y ha recordado que desde su fundación, producida en 1911, ningún directivo ha sido condenado por corrupción. «Mantenemos una estrecha colaboración con la Justicia», ha defendido el directivo.

Sobre la situación financiera de la empresa, que perdió 1.529 millones en 2018 y 7,7 en el primer trimestre del año, Villar-Mir ha reconocido ante los accionistas del grupo que 2018 fue un «año complicado» y ha pedido disculpas por los resultados, aunque también ha destacado que «ya quedan pocas malas noticias por dar». La familia Villar-Mir posee actualmente el 36,4% de la compañía, si bien ha abierto un proceso de venta de este porcentaje.

Por su parte, el consejero delegado de la constructora, José Antonio Fernández Gallar, ha considerado que la venta de la filial de concesiones de la firma, Aleatica, dio paso a una «nueva etapa» en la constructora, que priorizará «los contratos sobre los proyectos» y la generación de caja. «Este año se han implementado fuertes medidas que han permitido reducir los costes de estructura un 39%, hasta los 150 millones de euros», ha explicado Fernández Gallar.

Respecto a las perspectivas para 2019, el consejero delegado consideró que será un año de transición y remarcó que se busca un «acuerdo amistoso» con su exfilial Aleática, que ha acusado a la constructora de incumplimientos graves en obras Iberoamérica. En este sentido, Villar-Mir destacó que la acción del grupo se ha disparado un 70% en lo que va de año.

Entre los puntos del día fijados para la junta se incluía la renovación en el cargo de Villar-Mir y Gallar, así como la gestión de todo el consejo. Los accionistas de OHL han dado su respaldo de forma mayoritaria a la cúpula de la compañía, si bien varios accionistas minoritarios han criticado que la multinacional acumule tres años en pérdidas y han tildado de «fracaso» la gestión de los actuales dirigentes de la compañía.