Juan Rosell y Antonio Garamendi, su posible sustituto
Juan Rosell y Antonio Garamendi, su posible sustituto - EFE

La junta directiva de CEOE despide con una gran ovación a Juan Rosell

La patronal insiste en mostrar su «preocupación» por los Presupuestos pactados entre el Gobierno y Podemos

MadridActualizado:

La junta directiva de la CEOE reunida hoy ha debatido el proyecto de Presupuestos del Estado para 2019 pactados entre el Gobierno y Podemos y ha escuchado el discurso de despedida de su presidente, Juan Rosell, que acaba en diciembre su mandato.

Durante su última intervención ante la junta directiva pues las elecciones se celebran el 21 de noviembre, Rosell (de 61 años de edad) ha hecho un balance de los ocho años al frente de esta patronal. Al acabar la misma ha recibido una gran ovación de los empresarios reunidos en la sede de CEOE, agradecimiento que se ha repetido después de las intervenciones de Joaquín Gay de Montellá, presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, y de Antonio Garamendi, presidente de Cepyme, vicepresidente de CEOE y, de momento, el único candidato a la presidencia de esta organización.

Rosell ha destacado que entre 2010 y 2018 se firmaron 15 acuerdos en materia laboral, entre los que destacan el II, III y IV AENC (acuerdo para el empleo y la negociación colectiva), los ingresos por cuotas sobre el total de ingresos de la CEOE pasaron del 50% en 2010 al 83% en 2018, se aprobaron el código ético y de buen gobierno, el portal de transparencia y un acuerdo sobre la mora. Por último, subrayó que el número de empresas asociadas se incrementó un 38%.

Minutos antes, la junta directiva ha tratado el proyecto de Presupuestos para 2019, debate en el que han intervenido varios empresarios. El incremento del impuesto al gasóleo, la subida del SMI y el aumento de los impuestos a las empresas han sido los temas que más se han criticado, según han explicado a ABC fuentes conocedoras de la reunión.

Al final, la CEOE ha emitido un comunicado en el que insiste en que «no podemos dejar de expresar la preocupación porque se apueste por una política expansiva en el gasto corriente, ya que supone un obstáculo para la sostenibilidad de las cuentas públicas en un momento de gran nivel de endeudamiento y en un contexto de clara desaceleración económica».

Añade que «no se vislumbra ninguna iniciativa para mejorar la gestión del gasto, sino que se trata de compensarlo con la obtención de nuevos ingresos. En este sentido, se proyecta un incremento de la recaudación de 5.678 millones de euros a través, fundamentalmente, de impuestos a las empresas».

La patronal subraya que las estimaciones de ingresos «están por encima de lo probable, tanto en el impuesto a las empresas tecnológicas, al aumento de la fiscalidad del gasóleo y al efecto de las modificaciones en el impuesto de Sociedades, así como en lo relativo al impacto de las medidas de lucha contra el fraude».

Por último, la propuesta de subir el salario mínimo a 900 euros «tendrá efectos negativos en la negociación colectiva, cuya senda en materia de incrementos salariales estaba recogida en las recomendaciones de IV AENC, además de cuestionar el marco de negociación del diálogo social entre sindicatos y empresarios».

Las mismas fuentes han afirmado que en ningún momento de la junta se ha hablado de la visita personal que realizó Rosell hace unos días a Oriol Junqueras en la cárcel.