Foto de archivo de las obras del proyecto de ampliación del Canal de Panamá
Foto de archivo de las obras del proyecto de ampliación del Canal de Panamá - EFE

Las infraestructuras en Latinoamérica, un oasis de oportunidad para las pymes españolas

La región necesita destinar el 5% del PIB en la próxima década para desarrollar sus instalaciones

MadridActualizado:

Especialistas, funcionarios, técnicos y empresarios coinciden en que América Latina en su conjunto debe afrontar fuertes inversiones en infraestructuras en los próximos años. Para desarrollar los sistemas de transporte, energía y telecomunicaciones necesita destinar un 5% del PIB durante una década; y este año solo alcanzará alrededor del 3%. Días atrás, en un seminario sobre Infraestructuras en América Latina celebrado en la Casa de América en Madrid, representantes del empresariado español disertaron sobre las oportunidades que esto genera para las empresas de nuestro país que deseen hacer negocios del otro lado del Atlántico. Y no solo para las grandes, el escenario abre grandes posiblidades también para las pymes.

El consejero delegado del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), Francisco Garzón, asegura que «Latinoamérica es una de las regiones del mundo con mayor rezago en dotación de infraestructuras». Garzón destaca la importancia que ha tenido la región para las empresas para salir de la crisis. «Fue la tabla de salvación para muchas de nuestras compañias», dice el consejero delegado de ICEX. Y añade que el 75% de las empresas españolas en Iberoamérica tienen planeado aumentar sus inversiones en 2018 a pesar de amenazas como el tipo de cambio, la inseguridad ciudadana, la inestabilidad jurídica o la desaceleración económica.

Baja inversión

Por su parte, el profesor de economía del IE Business School, Juan Carlos Martínez Lázaro, comenta que si bien la realidad de cada uno de los países latinoamericanos es muy distinta, la inversión media en los últimos 30 años ha rondado el 2,2% del PIB. El dato es muy significativo ya que en los años 80, durante la denominada «década perdida de Latinoamérica», invertía cerca del 3,3% en infraestructura.

El profesor señala que uno de los problemas más importantes es que «América Latina crece muy poco», pero se estima el comienzo de una nueva época con un crecimiento del 3%. La región necesita invertir en infraestructuras, pero no puede permitirse el lujo de aumentar el déficit fiscal. Aumentar la inversión sin disparar el endeudamiento. Martínez Lázaro dice que la clave para este dilema está en los planes de «partenariado», en inversiones público-privadas que permitan que esas infraestructuras se vayan desarrollando sin someter a las cuentas publicas.

Latinoamérica no destaca por su densidad ferroviaria. Existe una carencia muy importante en infraestructura ferroviaria en toda la región y –en palabras de Martínez Lázaro– eso es un lastre no solo para el transporte de pasajeros sino también, y sobre todo, para el transporte de mercancías. Y señala que hay oportunidades concretas de inversión en el transporte ferroviario de carga para desarrollar proyectos que mejoren la competitividad y que abaraten el tránsito de los productos.

En la misma línea, la red viaria tiene una densidad bastante baja dentro del territorio. También hay diferencia entre los países de acuerdo a su extensión y tamaño. «La composición de la red viaria, la red pavimentada o carreteras asfaltadas es bastante baja; hay muchas vías de tierra y similares», asegura Martínez Lázaro.

En busca de calidad

En lo relacionado a infraestructuras portuarias, Panamá aparece como destacable y muy atractiva. Pero en el resto de América Latina tampoco son reputadas. Considerando que el comercio mundial se mueve por mar, tener infraestructuras portuarias competitivas es muy importante, sobre todo en países que tienen que hacer crecer sus exportaciones en los próximos años.

Respecto a las inversiones energéticas, el profesor de IE School señala que si bien hoy día alrededor del 98% de la población latinoamericana tiene acceso a la electricidad, ese 2% restante equivale a 20 millones de personas. Según Martínez Lázaro, la gran oportunidad es el desarrollo de energías alternativas, energías limpias como la solar y la eólica. «Casi el 50% de la generación eléctrica se hace con base a energía hidroeléctrica, y otro porcentaje importante es de fuentes fósiles. El futuro es ayudar a cambiar el mix energético. Es aquí donde se encuentran grandes oportunidades», dice el experto.

En el sector de las telecomunicaciones indica que la banda ancha ofrece un gran desarrollo de oportunidades. «Algunos países de América Central se sitúan por debajo de 20 por cada 100 habitantes», cuenta Martínez Lázaro. El especialista asegura que la falta de infraestructura para la telefonía fija ha hecho crecer las condiciones para la telefonía móvil.

Por último, Martínez Lázaro cita un estudio del diario inglés The Economist donde se categoriza a los países latinoamericanos de acuerdo a su capacidad para afrontar las inversiones necesarias en infraestructuras en los próximos años. «Países como Chile, Colombia, Brasil, Jamaica y Perú tienen una calificación alta acorde a un análisis de su regulación, de sus instituciones, de la madurez de su mercado, el clima de inversión y el financiamiento», explica el profesor. Otros como Uruguay y México poseen una calificación media; y por detrás se colocan los que tienen una baja puntuación como Argentina, Venezuela o Ecuador.