Ojo con los contenedores de ropa usada «piratas»: consulta cuáles son los autorizados en tu ciudad

La OCU recopila en una lista los equipos para recogida de textil con licencias concedidas por los ayuntamientos en las capitales españolas y quién los gestiona

Averigua dónde termina la bolsa de ropa usada que ya no quieres

Actualizado:

Seis años después de la publicación de la primera lista realizada por la Organización de Consumidores (OCU), los contenedores ilegales de recogida de ropa usada siguen presentes en las calles de las ciudades españolas. Las organizaciones detrás de estos depósitos piratas se hacen pasar por ONG, a pesar de que la búsqueda de beneficios monetarios es su único objetivo. Si este depósito no cuenta con identificación alguna, «lo más probable es que sea un contenedor irregular. Pero incluso aunque lleve un teléfono o un adhesivo de alguna administración, puede ser uno pirata», advierten desde la OCU. Por ello, lo recomendable para el ciudadano es ponerse en contacto con el ayuntamiento para saber qué entidad en concreto tiene la autorización concedida. Una gran parte de los gestores que han pactado la recogida de ropa con los ayuntamientos -previo pago por la licencia- suelen tener un objetivo social y están tanto vinculados a la Iglesia Católica (Cáritas o Koopera) o realizan actividades de economía social y solidaria (Recumadrid o Proyecto Lázaro, entre otras).

En muchas de las capitales españolas se puede dejar la bolsa de ropa que ya no quieres en los puntos limpios y en otras también hay colocados equipos autorizados de recogida en las vías públicas. También se pueden encontrar contenedores legales situados en lugares privados como las parroquias, tiendas de ropa (como Zara) colegios, gasolineras o centros comerciales.

Desde la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex) también han subrayado en varias ocasiones que los equipos de recogida de ropa usada no son suficientes en nuestro país. A ello se une que el año 2025 es el plazo límite fijado por la Unión Europea para que todos los países miembros hayan adoptado la separación selectiva de residuos textiles. Asimismo, en Asirtex se quejan de que la comercialización de estos contenedores se produce en algunos municipios «bajo condiciones distintas, en lo lo referido a cargas y costes de índole social, fiscal y subvenciones» y por ello proponen un Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) como el utilizado en la gestión de los residuos plásticos que lleva a cabo Ecoembes.

Desde Asirtex también ponen el acento en que las prendas de ropa son ya el segundo producto más contaminante del mundo debido al hiperconsumo actual ( 34 prendas de media al año por cada español) y por la falta de información de los ciudadanos a la hora de tirar las prendas a la basura. Con el objetivo de que tu ropa vieja no acabe en un vertedero o como mercancía de un negocio de terceros, conviene identificar cuáles son los autorizados por cada Consistorio.

En esta línea, la OCU ha actualizado la información (consultar en el buscador interactivo) sobre las entidades que los gestionan en cada caso. Por ejemplo, en Madrid, el Ayuntamiento repartió las adjudicaciones en dos fases. En primer lugar, suscribió un acuerdo en diciembre del año pasado con Recuperalia para nueve distritos por un importe de 742.887 euros. Madrid también contrató exclusivamente con empresas de inserción social otro lote de contenedores para seis distritos. Para estos depósitos de carácter solidario, esta ciudad seleccionó a Solidanca Treball Empresa de Inserción y Recumadrid Servicios Ambientales, a la que carga un canon mucho más bajo que a la primera: 51.100 euros. Para el resto de zonas y en una segunda fase, fuentes del Consistorio madrileño puntualizaron a ABC que no existe aún un adjudicatario y que el servicio lo seguirá prestando Ecotextile Solidarity hasta mediados de 2019.