El foco de la sanción está en las cuentas anuales individuales y consolidades de 2012,
El foco de la sanción está en las cuentas anuales individuales y consolidades de 2012, - AFP

Economía multa a Pwc por las cuentas del Popular de 2012 y a Deloitte por la auditoría de ACS de 2011

El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) impone sanciones por casi 270.000 euros a las dos firmas y de unos 6.000 euros a dos de sus socios

MadridActualizado:

Primer varapalo a Pwc por sus trabajos de auditoría en el Popular. El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) ha sancionado a la firma con casi 270.000 euros por las cuentas anuales de 2012 del que fuera sexto banco del país, intervenido y resuelto el año pasado por sus problemas de liquidez y solvencia, proceso durante el cual accionistas y bonistas de la entidad perdieron todo su dinero.

El organismo supervisor, dependiente del Ministerio de Economía, se refiere en su expediente sancionador a las cuentas de 2012, año en que como en 2016 la entidad amplió capital en 2.500 millones de euros para cubrir su déficit de provisiones y capital. El ICAC, según publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE), considera que Pwc cometió dos infracciones graves de incumplimiento de las normas de auditoría susceptible de tener un efecto significativo sobre el resultado de su trabajo.

Las dos multas que le impone equivalen al 0,12% y el 0,15% de los honorarios facturados por actividad de auditoría de cuentas y equivalentes a 119.908 y 149.885 euros cada una, sumando un total de 269.793 euros. A ello se añaden otras dos sanciones a su socio auditor José María Sanz Olmeda por 3.200 euros y 3.400 euros, sumando 6.600 euros.

Sin embargo, desde Pwc aclaran que el expediente no pone en cuestión ni las cuentas del banco ni la opinión del auditor sobre ellas, sino que la multa obedece a un mero aspecto formal al no presentar toda la documentación necesaria en la revisión de una cartera concreta. «El único aspecto sobre el que llama la atención se refiere a un supuesto defecto formal en los papeles de trabajo de una partida puntual cuyo contenido tampoco puso en duda», dicen desde la firma. En concreto, en opinión del ICAC, el fondo de comercio de Banco Pastor, entidad que el Popular absorbió en 2011, estaba bien contabilizado, pero su revisión no estaba suficientemente documentada en los papeles de trabajo del auditor, algo con lo que la firma está en absoluto desacuerdo.

Se trata por tanto de un defecto de forma en los papeles de trabajo de una de las partidas auditadas (ni la partida ni su contabilización las cuestiona), una partida, que por otra parte, representa el 1% del total de los activos consolidados.

«Aun así no estamos de acuerdo con la sanción —la menor que contempla la ley— y por eso la hemos recurrido. Creemos que el ICAC la fundamenta con argumentos muy subjetivos y sin ningún respaldo en la normativa y en la práctica auditora», añaden, recordando que «el ICAC realizó una revisión exhaustiva de nuestra auditoría del ejercicio 2102 durante doce meses y no cuestionó las cuentas del banco ni nuestra opinión de auditoría».

Aparte de este expediente ya resuelto, justo después de la intervención hace un año del Popular, el ICAC solicitó información a Pwc sobre la reexpresión de las cuentas del ejercicio 2016 que hizo dos meses antes de la resolución tras el desembarco en la entidad de Emilio Saracho, que ordenó hacer una auditoría interna de la cartera de crédito heredada de la presidencia de Ángel Ron. La firma de auditoría evitó con esa reexpresión reformular las cuentas de 2016 que hacía firmado unas semanas antes. Este expediente todavía no ha sido resuelto.

El ICAC ha sancionado también este miércoles a Deloitte y a su socio auditor Javier Parada por dos infracciones graves también en el incumplimiento de las normas de auditoría susceptible de tener un efecto significativo sobre el resultado de su trabajo en relación con la auditoría de las cuentas anuales de 2011 de ACS. El organismo ha impuesto para la firma dos multas por una suma total de 267.260 euros y de 6.000 a su socio.