Drivy es una de las plataformas más importantes de alquiler entre particulares
Drivy es una de las plataformas más importantes de alquiler entre particulares - ABC

Drivy: una marcha más de la economía colaborativa

La plataforma de alquiler de coches entre particulares arranca su presencia en Madrid tras llegar a España el pasado verano

GUILLERMO GINÉS
MadridActualizado:

No hay nada más absurdo que tener un coche aparcado acumulando polvo. Es la idea a partir de la cual nació en 2010 Drivy, una compañía especializada en el alquiler de coches entre particulares que, desde este verano, también opera en España. A pesar de los litigios que están sufriendo este tipo de plataformas, la economía colaborativa continúa ganando «players» en nuestro país.

En tan solo cinco años, Drivy ha conseguido internacionalizarse. Ha pasado por Francia y Alemania, antes de pasar por España. En pocos meses, la empresa creció más que el resto de sus competidores, para situarse en la actualidad como uno de los principales servicios europeos de alquiler de coches entre particulares. Actualmente cuenta con oficinas en París, Berlín y Barcelona, entre las que se reparten sus 54 empleados.

Además, cuenta con 700.000 usuarios en Europa (la mayoría en Francia) y unos 700.000 días de alquiler desde su nacimiento en 2010.

El sistema es sencillo. Los propietarios se registran en la web e indican la disponibilidad de sus coches. A partir de las recomendaciones de la aplicación y su propio criterio, establecen un precio. Los conductores, por su parte, buscan un vehículo que se adapte a su calendario. Propietario y conductor contactan para firmar un contrato y entregar las llaves en persona. Tras ello, se produce la transacción a través de la web.

El coche debe tener en regla su ITV y el conductor debe acreditar el estado de su carné de conducir y las infracciones que ha cometido. Todo queda recogido en una especia de contrato que ambas partes firman en el momento de la entrega de llaves.

Un 70% de la operación pertenece al propietario, mientras que el 30% restante se engloba dentro de la comisión de Drivy. Como ventaja respecto a otras plataformas, la herramienta pone a disposición del conductor un seguro de Allianz, que cubre los problemas que tenga en carretera el conductor temporal.

Existen hasta tres modalidades distintas de pólizas, en función de los años de experiencia del conductor y el tipo de vehículo. Sin embargo, este tipo de seguro no cubre coches con una gran cilindrada.

Las dudas legales

Aunque reconocen su naturaleza y no esconden que están englobados dentro del «saco» colaborativo, desde Drivy intentan diferenciarse de otras plataformas como Bla Bla Car o Uber.

Jaume Suñol, responsable de la compañía en España, recuerda que «el alquiler de coches sin conductor no requiere licencia administrativa». Por ello, Suñol espera que, al no perjudicar en principio ningún sector, la compañía no tenga los problemas judiciales que han lastrado a otras plataformas colaborativas. Airbnb, con la que se ha comparado a Drivy por su sistema de uso, es un buen ejemplo de ello.

«Los hábitos están cambiando y se está abriendo un gran abanico de oportunidades para las empresas. Esperemos que en un futuro la regulación en este ámbito avance», afirmó Suñol en la presentación de Drivy la semana pasada.

Drivy espera llegar a los 1.000 coches operativos este año en España. Habrá que ver cómo responden las principales empresas de «renting» españolas