Se iría al 2,7% del PIB, según la Airef

La crisis en Cataluña puede elevar el déficit de 2018 en más de 6.000 millones

La Autoridad Fiscal alerta de que si no hay Presupuestos, las comunidades recibirán 3.600 millones menos el año que viene

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La inestabilidad política generada por Cataluña amenaza el cumplimiento del déficit para 2018 por dos razones: por un lado, por la falta de Presupuestos para el próximo año y por el otro, por el impacto de la crisis independentista sobre la economía, que puede enturbiar el comportamiento de las arcas públicas. Así lo advierte la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que apunta que si prosiguen en 2018 las tensiones políticas generadas por la crisis independentista, el déficit del conjunto de las administraciones podría irse hasta el 2,7% del PIB, esto es, cinco décimas por encima de las previsiones del Gobierno.

Un impacto de algo más de 6.000 millones, si el pulso de Govern y Gobierno no se resuelve en breve. De solucionarse a corto plazo, el efecto negativo sería de dos décimas más de déficit –unos 2.430 millones–. El Gobierno empeoró su previsión de déficit para 2018 en una décima ya la semana pasada, al 2,3%. Este engorde del boquete de las cuentas públicas se repartiría a partes iguales entre comunidades y Estado. Hace una semana, la Airef ya calculó que el impacto de la crisis catalana sobre el PIB sería de entre cuatro décimas y 1,2 puntos.

3.600 millones menos para las CC.AA.

Pero la incertidumbre política también afecta a la falta de cuentas. Si no hay Presupuestos en 2018, la Airef cree que las comunidades recibirían 3.600 millones menos de recursos del sistema de financiación, por la prórroga de las cuentas para 2017. Año a año, el Gobierno entrega a las comunidades su previsiones de ingresos por los impuestos compartidos (IRPF, IVA y Especiales), que recoge en los Presupuestos. Dos años después líquida las diferencias entre las estimaciones de ingresos y lo efectivamente recaudado. Sin embargo, si no hay Presupuestos, se prorrogan las entregas a cuenta del año anterior. Ello se materializará en que las comunidades no recibirían el aumento de recursos previsto hasta 2020.

Si no hay cuentas recibirían las mismas entregas a cuenta y, además, tendrían mil millones menos que el año pasado. Ello es así porque la liquidación del sistema de 2016, que se afrontará en 2018 y repartirá los recursos que faltaban a las comunidades, será inferior en mil millones a la de 2015 que recibieron este año.

La Airef pide actualizar las entregas a cuenta

No obstante, la Airef alerta de que las previsiones de ingresos que el Gobierno dibujó en julio han empeorado. Con el actual escenario económico, que el Ejecutivo revisó a la baja hace unas semanas por Cataluña, al bajar el crecimiento para el año que viene del 2,6% al 2,3%, aún con Presupuestos a las comunidades le corresponderían 1.700 millones menos en 2018, es decir, tendrían que recibir «solo» unos 2.000 millones más que en 2017. En este escenario, la probabilidad de cumplir con la previsión de déficit del 2,3% bajaría, aunque seguiría siendo factible.

Las comunidades tienen un objetivo de déficit del 0,4% para el año que viene. Si reciben menos recursos, su déficit será mayor: si hay cuentas, cumplirán la meta a tenor de la Airef; si no, el organismo lo ve «muy improbable».

13 CC.AA. cumplen el objetivo (si hay cuentas)

En base a las líneas presupuestarias presentadas por las propias comunidades, que asumen que recibirán los recursos comprometidos por el Gobierno el pasado mes de julio con cuentas aprobadas, trece comunidades acatarían el objetivo de déficit: Baleares, Canarias y La Rioja (el cumplimiento es muy probable en las tres); Asturias y Galicia (probable); Andalucía, Aragón, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid, Navarra y País Vasco. No cumplirían Extremadura, Comunidad Valenciana y, en menor grado, Murcia.

¿Y Cataluña? En el caso de la comunidad, su futuro es una incógnita. La Airef está calculando cómo afecta la crisis política a su economía: hasta el martes que viene no publicará sus estimaciones. En todo caso, será mucho peor que en el resto del país, ha anunciado el organismo.