ABC

La confianza en la economía cae y un 48% de los directivos cree que irá a peor

El 67% de los encuestados por KPMG dice que la situación política afectó negativamente a su empresa en 2018

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los empresarios y directivos españoles son realistas y cautos sobre la evolución de la economía en 2019. Han asumido en sus cuadros de mando la desaceleración que vive la economía mundial y europea. El 48% de los empresarios, muy superior al 11% de la edición anterior, cree que la economía irá a peor en los próximos 12 meses; un 45% espera que se mantenga igual y solo un 7% (frente al 35% de la anterior edición) espera que mejore.

Aunque el 57% de los empresarios consultados calificaron la situación actual de positiva, los directivos son muy conscientes de que hay múltiples riesgos abiertos (Brexit, tensiones comerciales, desaceleración en China, ralentización en Europa, recesión en Italia, etc…) de cuya resolución dependerá la evolución de la economía internacional, europea y también española, por el efecto contagio de una economía tan globalizada como la actual.

Este es el panorama que dibuja el informe «Perspectivas España 2019», elaborado por KPMG con la colaboración de la CEOE, y realizado a partir de una encuesta en la que han participado más de 1.000 directivos y empresarios españoles. «Los directivos ven con cautela la evolución económica ante las previsiones de desaceleración y las incertidumbres geopolíticas, pero al mismo tiempo mantienen las inversiones en tecnología para acelerar sus procesos de transformación digital», señala Hilario Albarracín, presidente de KPMG en España.

Para el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, «además de realismo y cautela, los empresarios contamos con el optimismo, la energía y la confianza para dirigir nuestras empresas a través de este entorno complicado en el que estamos».

Proyecciones de negocio

Pese a ser conscientes de este complicado entorno, los empresarios y directivos son positivos sobre la evolución de sus magnitudes de negocio que, no obstante, son ligeramente más bajas que en la anterior edición. Si el año pasado el 77% de los directivos consultados proyectaba un aumento de las ventas en doce meses, en esta edición el porcentaje es el 69%. Respecto a la plantilla, un 39% confía en incrementar las contrataciones (45% el año pasado); otro porcentaje similar (40%) espera que se mantenga sin cambios y un 21% proyecta llevar a cabo ajustes (17% en la edición anterior).

En cuanto a la inversión, uno de cada dos prevé aumentarla (49%, cercano al 57% de la anterior edición) y un 37% espera que se mantenga sin cambios. El destino prioritario de las inversiones son las herramientas tecnológicas –así lo apuntan el 66% de los directivos- y, entre estas, destacan por encima de las demás los sistemas de analítica avanzada de datos (Data Analytics) y los servicios en la nube o cloud. El 73% de los empresarios y directivos consultados señala que invertirá en analítica avanzada de datos y un 43% apunta las tecnologías cloud. A más distancia se sitúan otras tecnologías disruptivas como Robotic Process Automation (RPA) –apuntada por el 27% de los directivos- e inteligencia artificial –señalada por el 23%-.

Los sectores que afrontan con más optimismo el ejercicio 2019 son los ligados a la tecnología, epicentro de la conectividad y la transformación digital. Los menos optimistas son automoción y los sectores procíclicos en los que la desaceleración económica y el impacto de la tecnología pueden generar especiales desafíos. Desde el punto de vista de la facturación, hay un mayor optimismo entre Seguros y los sectores tecnológicos.

Prioridades estratégicas

La transformación digital y la mejora de procesos siguen siendo las dos prioridades estratégicas más señaladas por los empresarios: ambas han sido marcadas por el 55% y 56% de los directivos, respectivamente. En tercer lugar se sitúa la necesidad de desarrollar nuevos productos y servicios (39% de las respuestas).

Son elementos íntimamente relacionados. Especialmente ahora que la transformación digital, estos años atrás muy centrada en el «front-office» de las compañías, ha pasado a poner el foco en los procesos internos, en el «back-office». Y solo con la aplicación de nuevas tecnologías transformadoras como son el Data Analytics o el «cloud» se podrán desarrollar nuevos productos y servicios, más personalizados pero también más digitalizados.

Transformación digital

La transformación digital está ya totalmente instalada en la vida empresarial. Nueve de cada diez directivos consultados señala que ya la ha puesto en marcha y está cosechando frutos. En concreto, el 56% dice que le ha ayudado a mejorar la relación con clientes; otro 51% subraya que ha influido en la reducción de costes y mejora de la eficiencia; y un 40% apunta que ha mejorado los procesos de producción. Todos los casos citados muestran ligeros aumentos respecto a la edición anterior. Solo hay un caso, la gestión de riesgos, en el que no se muestran avances porque la digitalización de la función sigue siendo una tarea pendiente: solo el 18% de los directivos sigue señalando que la transformación digital ha ayudado a mejorar la gestión de riesgos.

Riesgos empresariales

Cuando a los directivos se les pregunta por las principales amenazas para la economía española en los próximos doce meses, sus respuestas son –en este orden– incertidumbre política (83%), ralentización de la economía de la eurozona (48%), entorno regulatorio (37%) y tensiones geopolíticas (33%).

Desde el punto de vista de riesgos netamente más empresariales, el que más preocupa es el regulatorio: lo señalan el 69% de los directivos. En segundo lugar, con el 40%, aparecen los operacionales y geopolíticos. En tercer lugar, con el 33%, figura un riesgo cada vez más relevante en el mundo empresarial: los tecnológicos. A continuación aparecen los reputacionales (26%), ciberseguridad (25%), fiscalidad (24%) y talento (23%). Llama la atención que los riesgos climáticos y medioambientales, que cada vez preocupan más a nivel internacional, solo son apuntados por el 14% de los empresarios y directivos consultados.

Incertidumbre política

Preguntados por el impacto en su negocio de la situación política de 2018, el 67% de los directivos lo califica de negativo, ligeramente por encima del 53% de la edición anterior. Desde el punto de vista del negocio, un 47% dice que la situación política ha paralizado algunas decisiones de inversión y otro 22%, que ha paralizado decisiones de contratación de personal; ambas cifras están en línea con las de la edición anterior.

Adicionalmente, ocho de cada diez empresarios apunta la incertidumbre política como la principal amenaza para la economía española en los próximos meses, cifra que no difiere de la anterior edición (83% versus 82%). Sí que varía –prácticamente se duplica– el porcentaje de directivos que teme un debilitamiento de la economía global y de la eurozona. El 48% señala la desaceleración de la eurozona como segunda mayor amenaza para la economía española en 2019.

Impacto del Brexit

La mitad de los empresarios encuestados mantiene algún tipo de relación comercial o económica con el Reino Unido. Las barreras arancelarias, la contracción de la economía británica y los cambios regulatorios son identificados como los principales efectos negativos que podría tener el Brexit. Otro temor es la depreciación de la libra, cuyo grado de pérdida de valor dependerá en gran medida de si hay Brexit con o sin acuerdo. El temor a la restricción de la circulación de personas, tanto con la captación de trabajadores cualificados como con el flujo turístico, también está presente.

Por otro lado, a la hora de apuntar las prioridades en el ámbito económico para el Gobierno de España, los empresarios y directivos piden, especialmente, simplificación administrativa, educación y formación para el desarrollo de competencias y el fomento de la innovación.