China ante la encrucijada de su destino

«Las dificultades actuales acelerarán también la transformación hacia una economía orientada al consumo»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

China lideró la economía mundial en 2018 y está previsto que vuelva hacerlo en 2019, aportando un 27,2% al crecimiento global, por encima del 12,9% de India y del 12,3% de Estados Unidos, según datos del FMI. Aunque esto pueda sorprender a algunos, especialmente tras el rápido crecimiento de la economía estadounidense, si hacemos un análisis transversal, está claro que China es el mercado con mayor influencia a nivel global. De hecho, los economistas parecen haber llegado a un consenso: entre 2026 y 2030 seremos testigos del «sorpasso» de China sobre la hegemónica economía estadounidense.

Con unas previsiones de crecimiento del 6,1% para 2019 y 2020, China mantiene unas expectativas un 25% por encima de las de la economía mundial. No obstante, esto supondría un ritmo de crecimiento inferior al de los últimos años. Los principales retos son de sobra conocidos: la guerra comercial con EE.UU. y la necesidad de implementar reformas en sus políticas monetaria y fiscal. Sin embargo, el análisis de las últimas medidas gubernamentales y de los planes para 2019 ofrecen una visión optimista sobre la economía china, especialmente si miramos a largo plazo.

Las tensiones comerciales actuales terminarán siendo un asunto meramente coyuntural que servirá de catalizador para un mayor crecimiento chino. Esta parece ser la conclusión al ver que, en 2018, la inversión extranjera directa en China ha crecido con respecto al año anterior, lo que apunta a una visión a largo plazo optimista por parte de los responsables de la toma de decisiones en el sector privado. A esto hay que sumar que el gobierno de Xi Jinping terminaba el año comprometiéndose a abrir sectores estratégicos como el automovilístico y el financiero a inversores extranjeros. Aunque pareciera lo contrario, a Trump le podría salir este tiro por la culata.

De continuar la guerra comercial, las compañías chinas se verán obligadas a diversificar y reorientar sus exportaciones a otros mercados, lejos del estadounidense. Para ello, ya se han dado los primeros pasos para la firma de nuevos acuerdos de libre comercio que posicionarán a China como una máquina de exportación en mercados estratégicos como Asia, África y Oriente medio, regiones que experimentarán un rápido crecimiento económico en los próximos años.

«Las tensiones comerciales terminarán siendo un asunto meramente coyuntural»

Las dificultades actuales acelerarán también la transformación hacia una economía orientada al consumo. Esta transición, que está en curso desde hace varios años, sigue siendo uno de los ejes principales del gobierno de Xi Jinping. No obstante, el proceso de urbanización, el aumento del poder adquisitivo y de la consecuente demanda de productos y servicios de calidad, así como la concentración en el sector retail, configuran una maquinaria que hace que la transformación económica sea ya imparable.

Amén de las mencionadas reformas en los sectores automovilístico y financiero, en 2018 se habilitaron los mercados de bonos y de derivados de divisas a inversores institucionales internacionales, se abrieron nuevas zonas de libre comercio hasta un total de 11, se aprobaron mejoras fiscales tanto a nivel corporativo como de personas físicas, se revisó la legislación territorial en zonas rurales y se estableció un nuevo esquema de comercialización del carbón.

Las próximas medidas pasan por la apertura a corporaciones extranjeras de los sectores de telecomunicaciones, internet, salud y educación, además de exenciones tributarias para sectores manufactureros avanzados, un mayor control en las empresas estatales y la ampliación de la cobertura de la seguridad social.

De esta forma, China está plantando cara a los obstáculos que impiden su desarrollo como primera economía mundial. A pesar de las reformas ejecutadas y las medidas previstas, hay una serie de tendencias que conducen el desarrollo de la economía china, entre las que se encuentran un reajuste del capital global hacia mercados chinos, la innovación basada en los datos, la actualización industrial, el crecimiento sostenido del consumo y la reorientación comercial.

Axel Weber es presidente de UBS

Axel WeberAxel Weber