El banco malo comienza a ir bien

La reactivación del mercado disparó los ingresos de la Sareb más de un 20% en el primer semestre

MADRIDActualizado:

El banco malo creado en España en 2012 tras la crisis económica y financiera para absorber a él los activos inmobiliarios tóxicos y créditos dudosos de las entidades financieras, y así limpiar sus balances, empieza a levantar cabeza al compás de la recuperación de la actividad en el sector inmobiliario y de la economía en general, que está atrayendo a nuestro país inversión foránea. Sareb asumió activos por valor de 107.000 millones de euros por los que pagó 50.700 millones de euros en 2012 mediante la emisión de bonos. Los planes es que el banco malo liquide de forma ordenada todos los activos que tiene hasta noviembre de 2027, ya que no hay que olvidar qe el 54,1% del capital de la sociedad es privado, fundamentalmente bancos.

En el primer semestre del año Sareb, siglas que corresponden a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, ingresó 1.710 millones de euros, lo que supone una mejora de un 21% en relación al mismo periodo del año anterior.

Sareb se ha dedicado en los últimos meses a dinamizar la cartera de locales comerciales, oficinas y naves industriales

De la mencionada cantidad un 68% corresponde a ingresos por préstamos, que además crecen un 13% respecto al primer semestre de 2016 hasta alcanzar los 1.163,6 millones de euros. El resto, 535 millones de euros, proceden de la gestión y venta de inmuebles, un 40% más que en el mismo periodo del anterior ejercicio. Esta mejora en el negocio inmobiliario se debió a un alza de un 71% de los inmuebles comercializados.

Llama la atención que Sareb no solo se dedica a vender los inmuebles que le traspasaron, sino que a finales de junio estaba desarrollando 4.326 viviendas fruto de la puesta en marcha de una estrategia de crear valor, que pasa por terminar obras que estaban en curso y desarrollar los suelos que tiene en propiedad.

Además, Sareb se ha dedicado en los últimos meses a dinamizar la cartera de locales comerciales, oficinas y naves industriales, impulsando la recuperación del tejido empresarial con una política de arrendamiento con hasta seis meses de carencia.

Y, como no podía ser de otra manera, la buena temporada turística también ha tenido fiel reflejo en las cuentas del banco malo, que ha puesto a la venta 37 hoteles y numerosas viviendas y activos que posee en las zonas costeras españolas, sobre todo en Levante y Andalucía, procedentes a su vez de los balances de las cajas de ahorros de esas regiones que tuvieron que ser en muchos casos liquidadas por su delicada situación financiera.

Al margen de los resultados del primer semestre, entre las novedades de Sareb destaca la puesta en marcha de un canal de venta directa de préstamos y la creación de la socimi Témpore Properties para poner en el mercado parte de los activos en alquiler que posee actualmente. Con este canal Sareb espera dar visibilidad a un volumen total de 900 millones de euros en dos procesos de venta diferenciados, mientras que en 2018 se estima que los procesos lanzados alcancen un volumen mínimo de 3.000 millones de euros.

Pese al aumento de los ingresos en el primer semestre del año Sareb sigue arrojando pérdidas. En concreto, entre enero y junio estas rebasaron lo presupuestado pero proporcionalmente han sido menores que los 663 millones de resultado neto negativo antes de impuestos que registró la sociedad en el conjunto del año 2016, según Bruselas.

La Comisión Europea asegura en su informe de vigilancia sobre la economía española, publicado en diciembre, que «el factor que determinará el resultado financiero de Sareb será el nivel de recuperación de los precios en el sector inmobiliario ya que, la media de bajada de precios de los activos en este sector ha sido de un 40% entre el momento más alto de la burbuja y más bajo en los años de la crisis, y en algunas zonas los precios no se han situado aún a los niveles precrisis. Además, no hay garantía de que Sareb se vaya a beneficiar proporcionalmente de la subida media de los precios del sector ya que su cartera de activos está situada en zonas en las que los precios no han alcanzado aún los niveles precrisis».

Un modelo probado

Los buenos resultados que dio en su día la creación del banco malo en Irlanda, el primer país que tuvo que ser restacatado por la Unión Europea, inspiraron a los casos posteriores. Sin embargo este tipo de sociedades públicas de activos no son nuevas, ya que Suecia estrenó el modelo en el año 1992 con la creación de Retriva and Securum con unos activos de 5.800 millones de euros. Además hay sociedaes de este tipo en Dinamarca, Alemania, la mencionada Irlanda y Eslovenia. La Comisión Europea quiere armonizar las estructuras de las futuras sociedades de gestión de activos para que haya las mismas reglas de juego. Sareb está presidida por Jaime Echegoyen, que accedió al cargo después de la salida de Belén Romana.